Deja a las viejitas gritar…al fin y al cabo…

Primero, vamos a imaginar una persona cercana a ti…No, no me digas quien y tampoco se lo digas a esa persona. Después, vamos a imaginar que se ha metido en líos con la mafia y debe salir pitando. Nosotros, vamos a ayudarlo a crear su perfil de testigo protegido porque somos del FBI. Tiene que ser creíble o nadie va a encontrar a esa persona con zapatos de cemento a menos que draguen el mar…
¡No! Estas son chorradas mías