Razón no. 22 de 77 por las cuáles tú libro no vende: ¡no me diste suficientes muestras de escritura! Parte 1

Cuando estoy promocionando tú libro frente a un consejo directivo, sólo tengo tres balas en mi arma: 1) tu plataforma de marketing, 2) tu historial o potencial de ventas y 3) la fuerza de tu escritura.

¡Nunca tires nada!

A veces una idea, mal escrita al principio, se puede volver un relato corto —supongo que también cuenta lo extra corto…. Patricia Highsmitch dice que algunas ideas no dan para una novela pero sí para diez buenas páginas de entretenimiento —tal vez una entrada de blog más amena y minúscula que otras.

Storytelling, el arte de contar historias y enamorar las mentes, los amorosos p2

the big boss! La tercera de las pruebas. Para el webinarista la vida cambió, tralaralara. Conozco el producto/servicio/empresa y se ha resuelto mi existencia (que rima tan chafa…es mía no culpen al webinarista). Zas, el webinarista dice que no tienes que inventar un cuento de hadas. Que lo hagas lo más aterrizado posible. ¿Qué pasó en tu vida que se transformó?
…es y no es. Tú sabes que uno de los requisitos para una buena historia es…contar verdades a medias. Lauren Ho nos ha advertido de nunca usar nombres reales, ni descripciones reales so pena de terminar con un abogado encima y una demanda. Sí vas a contar tú historia, altérala. Cambia los nombres para proteger a los inocentes, tú el primero. Altérala para proteger a los no inocentes…de ganar dinero a tus expensas.
Y no es que este sea un requisito indispensable pues para aquello de lo que habla el webinarista (vender el producto/servicio/empresa), esta historia es como un testimonio que utiliza esta estructura para enfatizar lo maravilloso del producto.

La trama y el desenlace. Nunca sin obstáculos. Km 2

Y no me malinterpreten. Una no vale más que la otra. Son simplemente distintas como dice Tobías y conviene diferenciarlas. No podemos escribir Literatura de altos vuelos si confundimos el sentimentalismo con el sentimiento. Tampoco podemos escribir buenas comedias románticas si no manejamos el sentimentalismo.
El sentimiento es pesado y se hunde miserablemente en una obra destinada a entretener y hacernos sentir mejor con nosotros mismos (cosa nada sencilla y sí muy necesaria). El sentimentalismo no nos dará una obra que perdure. Aquí es donde entra en juego la elección personal. ¿Qué quieres escribir? La respuesta te llevará a aquello que necesitas aprender.
Una de ellas requiere que logres que el lector haga el trabajo por ti (sentimentalismo), cosa que requiere no menos talento que trabajar por el lector y conducirlo por la senda de la emoción desnuda y particular (sentimiento).

La trama y el desenlace….nunca sin obstáculos, km1

De acuerdo, el cómo es más importante que el desenlace…¿y ahora qué? Pues la cosa está ruda, antes podíamos tomar prestado un tabú social como impedimento para el amor y crear una historia de amor prohibido —jugosito y chorreante de drama y dije drama; no otras sustancias—…cualquier tabú como: el color de piel, el mismo sexo, rango —la princesa con el criado… —, adulterio o incesto —de todos el único que más o menos conservamos todavía. Sin embargo, estos ya no son impedimentos…la mayoría de las personas no los reconoce ya como tales. Que Romeo es afroamericano y Julieta caucásica….ya no es el drama de 1960 a 1980, en el que era ilegal un matrimonio de este tipo en América. A menos que pase una de dos: o son neonazis o los tabúes se han transformado en algo similar…¿Un muggle con un sangre pura?!

¿Hay que enseñarle al lector a leer?

Pues más o menos funciona igual esto de escribir. Una vez que nos hemos quejado, podemos pasar a la acción; enseñarle al lector a leer. Y esta es una lección que podemos aprender de un videojuego (aquél que desprecie algo por tener una estética de videojuego es porque no tiene ni idea que algo tan simple en apariencia lleva tiempo y paciencia y mucho pero mucho diseño y por eso los prefieren a los libros). Este de aquí.