C.L. Clark: cinco cosas que aprendí escribiendo The Unbroken p3

Llegué a hablar con marroquíes y algerinos (al menos parcialmente; hubo mucho fumbling de mi parte) en sus propios términos, en sus idiomas de elección, acerca de vivir en un país post–colonial. Y a pesar de haber tenido una buena educación, estaba en una desventaja tremenda en cuanto a mi comprensión de la historia del mundo árabe hablante.
Eso significó investigar más.
Replantearme mis propias creencias —¿cuál es la diferencia entre Israel y Palestina? preguntaría un niño americano ignorante —bueno, he aquí un periodista palestino. ¿Que hay de los franceses? Bueno, he aquí a los miserables del mundo. Mientras más investigas, mejor comprendes las situaciones complejas.Y mientras más comprendes estas complejas situaciones, mejor puedes ayudar a aquellos trabajando en mejorarlas.

Si lo haces bien, aprender un idioma es empatizar. Es un acto radical en el que se aprende a escuchar y entender a otros. Lo que ya es difícil de por sí. Y es un acto que los angloparlantes nativos rara vez se ven compelidos a hacer.

C.L. Clark: cinco cosas que aprendí escribiendo The Unbroken p1

El árabe es un lenguaje hermoso, un idioma de poetas y artistas y de algunas de las canciones más bellas que haya escuchado nunca. Es tanto intuitivo como simple y tan complejo como las matemáticas.

Razón no. 22 de 77 por las cuáles tú libro no vende: ¡no me diste suficientes muestras de escritura! Parte 1

Cuando estoy promocionando tú libro frente a un consejo directivo, sólo tengo tres balas en mi arma: 1) tu plataforma de marketing, 2) tu historial o potencial de ventas y 3) la fuerza de tu escritura.

¡Nunca tires nada!

A veces una idea, mal escrita al principio, se puede volver un relato corto —supongo que también cuenta lo extra corto…. Patricia Highsmitch dice que algunas ideas no dan para una novela pero sí para diez buenas páginas de entretenimiento —tal vez una entrada de blog más amena y minúscula que otras.