Prepararte para escribir ficción p2

Continuamos con el análisis, el sitio continúa tumbado en el diván y yo amablemente le sugiero con un hilo de voz: ¿tiene relación con su madre? El sitio abre con sorpresa sus ojillos…él no tiene una sola progenitora o progenitor, muchas personas lo editan todos los días.

3. Haz una lluvia de ideas usando la técnica del cubo: Oh mein Gott! Esta técnica se ve interesante. ¿La tomaré prestada del sitio? No, mejor visiten el sitio, hay que reconocerles el crédito. A grandes rasgos, exige examinar un evento  a incluir en la historia desde seis puntos de vista distintos: descripción del evento (¿qué?), comparación (no es como o es como), asociación (¿gasto?¿vestidos formales?), analiza los elementos, aplica (¿cómo o para qué se usa? y evalúa. Algo así como la investigación a fondo sobre un detalle en particular para darle credibilidad al asunto.

4. Haz una lluvia de ideas usando un mapa mental: de regreso a la escuela. Varía con la personalidad del escritor pues pueden ser mapas mentales/ outlaying de escenas. Que tanto se aventura uno a hacer las cosas sin planear o que tanto decides planear hasta el último detalle. O si necesitas tintas de colores o coser mientras vas planeando el título…aquí es dónde cada quien decide qué le funciona.  El sitio recomienda buscar formas distintas de relacionar los elementos…Robert McKee (sí, el de “El guión. Story”) los desanimaría a hacerlo hasta que no dominen la típica configuración intro-desarrollo-clímax. Patricia Highsmith admitiría que no a todo el mundo le funciona lo mismo.

5.  Haz una lluvia de ideas para tu tema preguntando ¿qué pasaría sí?: este consejo francamente es superado por una especie de máxima de Ronald B. Tobías. En “20 master plots”: las mejores historias son aquéllas donde tienes un buen punto de vista contra un buen punto de vista. Y voy a usar su ejemplo porque es genial (sin cita porque es más difícil que parafrasear): toma a una chica religiosa que cree en la divinidad de la vida —si al estilo Pro…da[1]— y confróntala con una violación (sí así de feo) que termina en embarazo. Por un lado…no puede admitir que el aborto sea algo bueno…por el otro no puede soportar saber que lleva un feto de alguien que desprecia…Ambos puntos de vista están presentes y son igual de válidos —si no eres honesto esto se vuelve propaganda. Ejemplos: Kramer vs Kramer —a McKee le encanta esta película (por una vez secundo la mociòn) y Ana Karenina[2].

6. Haz una lluvia de ideas para tu tema por medio de investigación: más bien ¿no sería la investigación algo posterior a elegir un tema? La investigación se toma muuuucho tiempo y es mejor dedicárselo cuando ya sabes de qué quieres escribir. Por supuesto que cada quien escoge. Al fin y al cabo…

7. Usa otras fuentes de inspiración para tu historia: el sitio aconseja desde crear bandas sonoras para tu historia (yo no sé tocar ni el triangulito, canto horrible y a duras penas consigo llevar el paso con una salsa) hasta leer historias del mismo género para tener idea de cómo progresa una historia como la que quieres escribir. Sarah Domet en “90 days to your book” dice que NO mires televisión porque te vas a distraer (añádanle internet dijo la pulga que escribe este blog). Por otro…los japoneses inventaron los doujinshis…ok okey sólo por sí en su vida han visto uno…son historias dónde el lector decide que no le gusta el final o quiere que sus personajes favoritos hagan pareja. Por sus calzones y sin ninguna lógica. Alguna vez se vio uno con una historia apócrifa de “Harry Potter” que circuló por ahí,  en la que el mismísimo Draco Malfoy terminaba enamorado de Ginny Wealey …sí, ese era el detalle que traicionaba al autor.

8. Alimenta tus ideas: “Un buen escritor también es un buen lector y un buen observador”[3] ¿Se acuerdan de su libreta de ahorros? La de trabajo donde apuntar cosa que sucede, cosa que piensan, cosa que pasó la hormiga y se mojó las enaguas. Ah pues eso. Además de hacer cosas como saber de ópera, aprender historia, leer libros de divulgación, leer el periódico, etc. Yo no invento sólo observo.

Próxima entrada: Escribir tu obra de ficción.


[1] Una institución en México en contra del aborto…en México es súper controversial porque no se ha resuelto de forma terminante por nuestro sistema político (se resuelve como un asunto judicial) a diferencia de Europa que lo ha resuelto a través de sus élites políticas.

[2] Mi ejemplar de segunda mano de Porrúa, se mereció una ligera restauración de portada en caligrafía, encuadernación casera rústica y estuche con tapas duras forradas en loneta.

[3] Tomado del sitio

De los finales que cada vez me gustan menos

Las calabazas en el huerto se ven lindas…pero es mejor que no decidan donde quieren estar

¿Alguna vez has visto Flawless? ¿O Los juegos del hambre?

La primera era (hasta que me di cuenta de algo terrible),  realmente sin fallas —las críticas del tomatometro dicen que no, que está chafa; una película de esas cuya trama te absorbe tanto que aún cuando conoces el final, no puedes evitar sentir la tensión cuando la vuelves a ver.  ¿Atraparán al Sr. Hobbs y su cómplice la srta Quinn?  ¿Logrará Mr. Finch hacer que la señorita Quinn confiese?

Al final, Mr Hobbs, le recomienda a la srta. Quinn renunciar a un trabajo frustrante dónde la protagonista no será ascendida jamás (rodeada por hombres en 19…¿cuándo fue lo de los diamantes sudafricanos?…dice la Wik.. que entre 1966 y 1988; debe ser 1968…no mi acuerdo); por dejar los muros de mármol y ver el mundo afuera (para algunas personas mucho mejor)[1]. El problema es que, al final de la entrevista —pretexto para introducir el conflicto, la ex-srta. Quinn muestra una foto. Un marido y un bebé. Y si bien, su mundo no se reduce a eso, pareciera que el discurso “hay una vida afuera” se limita a esto. A “la vida afuera es por fuerza UN marido (o pareja) e hijos”.

Caso Juegos del hambre.

Katniss decide no matar a la poderosa oponente política para no convertirse en juguete de la multitud ni del tirano recién destronado. Vale. Una decisión que pocos podrían tomar. Una decisión si cabe, personal y privada para regresar a una “vida sencilla”. Bien…

La vida sencilla con marido y bebé  que corresponde a una mujer. Claro, primero ha sido heroína. Ha peleado para sobrevivir, para cambiar al mundo. Pero una vez hecho, el orden restaurado es: cásate y multiplícate.

Creo que todos tenemos el derecho a vivir solteros y ser felices así. Y de ser egoístas (como dirían los más recalcitrantes conservadores) y reservarnos para nosotros mismos si así se nos antoja —con todo y muertos por Covid-19  los seres humanos no se van a extinguir por falta de descendencia, créanme que podríamos extinguirnos, pero por otras razones. Al menos hasta que pensemos que no podremos afrontar el futuro solos o tengamos tanta afinidad con alguien que no juntarse para compartir la renta sea un despilfarro. Al fin y al cabo el gasto de la renta no es ningún chiste y comprar una casa equivale a más dolores de cabeza de los que resuelve…podría equivocarme claro está.

Afortunadamente, Bridget (Jones) terminó embarazada de alguien que no resultó el marido, creando una divergencia del “happy ending”.

Y no, no me gustan “las cosas bonitas” No si incluyen la normalizacion de un comportamiento hasta el punto de que tenga que dejar de ser yo para comportarme como dice la tirana democracia. Tengo amigas casadas  con hijos que decidieron ser esposas y madres. ¡Y eso es genial!  

Lo que no es genial es que a uno se lo restrieguen en la cara como “el único camino posible”.  Te amargas por partida doble. Preguntándote si es aceptable ser quien eres y deseando que nadie quiera presentarte a su amigo soltero porque no soportan verte solita…[2].

Me estoy volviendo vieja….eso pasa

 


[1] ¿Sería posible que el sr Hobbs se lo sugiriera al guardia de seguridad o los valuadores de diamantes también, dejar ese trabajo sin futuro?  ¿Es un trabajo sin futuro porque no van a ascenderla o porque no encontrará un marido e hijos?

[2] Claro que si su amigo es editor o dueño de una casa editorial no importa el tamaño y está soltero o divorciado; entonces si presentenlo por favor. El materialismo en este caso se impone…ah que cínica soy.

Prepararte para escribir ficción

1. Decide en qué formato quieres escribir ficción: el sitio de cómo hacer cosas, dice que dependerá de la historia que quieras contar…un árbol genealógico de generaciones de personajes o un recuento de la psiquis de un solo personaje….

Es cierto que la psiquis de un solo personaje no alcanza para una novela pero esto no es lo único que determina el formato hoy día. Mucho menos si incluimos a los dibujantes de cómic o la adaptación. Puede resultar que el formato se vea determinado por el abandono de ciertas tecnologías a favor de otras. El webtoon por ejemplo, está reemplazando al cómic gringo de 25 páginas y su publicación no depende de obtener la autorización de un editor sino de la aprobación del público. A mayor número de “mecenas” mayor exposición.

De igual manera, la auto-publicación en Amazon u otros sitios nos lleva a la eliminación del editor como intermediario. Claro que entonces nos hace asumir el coste de la publicidad de nuestros bolsillos.

Además de estos medios existe Twitter, ya ha habido novelas publicadas a golpes de 140 palabras por vez; así que ¿por qué no? O en FB, o en Line o…dónde sea.

Y estos factores no son lo único a considerar. Los escritores novatos solemos comenzar con cosas cortas y pequeñas. Lo que no quiere decir que la idea rectora de algo tan pequeño como un cuento; no pueda convertirse en una obra de 150 o más páginas en manos de un autor con más experiencia. Ya ven Fénix brillante. Lo que empezó como un cuento, terminó siendo una novela espectacular. La decisión del formato no recae únicamente en lo que deseas escribir, es una serie de elementos que se encadenan.  Escribe.

2. Obtén una idea de algún tipo: esta frase pondría a Sarah Domet de cabeza. ¿Cómo obtener una idea de cualquier parte cuando debería uno usar la tercera o cuarta ideas perfectamente reflexionadas?

No es que sea malo el consejo. Es que la frase suena a que debemos corromper al genio de las ideas dándole una buena mordida[1]  para que nos regale una…Añade una serie de consejos con los cuáles añadir ideas a la caja vacía de nuestra mente que, realidad, pertenecen al ámbito de los ejercicios creativos o no creativos que proponen diversos autores para comenzar a escribir. Los mencionaré y comentaré al respecto. No que ustedes no los conozcan, Condepasaporte ya nos sugirió algunos.

  • Empieza con lo que sepas: el sitio desaconseja escribir sobre temas de los que no se sabe nada: mitología nórdica, romance histórico ambientado, etc. Este es uno de los ejercicios de Sarah Domet al principio de los noventa días y consiste en escribir todo lo que sepamos sobre el vecino, nuestra primer pareja, el primer beso, lo que sea que nos resulte conocido y esté acumulado en nuestra cajita de caudales cerebral. Patricia Highsmith, escritora de suspense, nos aconseja tener un cuaderno para estos casos; donde escribiremos o dibujaremos toda emoción o suceso de nuestra vida para tener presente la emoción tal como la vivimos y después usarla. Algo así como invertir en bonos del tesoro y después sacar los intereses. La siguiente imagen es un ejemplo muuuy bueno de lo que se puede hacer con las experiencias propias y como manipularlas. Es de Big Choma y trata de cuando, bueno, con sólo verlo entendemos.  
  • Haz listas de cosas aleatorias: es como el ejercicio de jugar scrabble o este ejercicio. Y algo muy interesante lo pueden ver en el vídeo de Lanzarotearteurbano. Yo no sabía que los raperos[2] podían usar algo así como un programa que va soltando palabras inconexas y ellos ¡tienen que hacer la rima y conectarla con la siguiente palabra! Bueno, al menos eso entendí viendo un trozo de vídeo.  El caso es que como ejercicio, está muy bueno para escribir/dibujar/rapear.
  • Crea algunos personajes: Los mismo que la tabla 10×10 o Mi propia guía. Se trata de darle tantos detalles como sea posible a un personaje. Algunos autores trabajan algo así como el “desdoblamiento” personal. Utilizan ciertas facetas de sí mismos y las combinan con otras cosas para que el personaje sea distinto pero al mismo tiempo, alguien conocido. Es como si se psicoanalizaran ellos solitos —me da la impresión, no crean que tengo ningún título en psicología. Por ejemplo (ya lo dije en la traducción sobre el arte y la guerra) cuando Frodo le dice a Sam que algunas personas deben sacrificar algo de sí mismos para que los demás puedan seguir siendo felices parece como si Tolkien tomará prestada la voz de Frodo para decirse: “no fue en vano”.
  • Trata de crear un mapa: ya saben cómo los de la Tierra Media, creo que también Úrsula K. Leguin los usa en Cuentos de tierra-mar. Eso o renombra la ciudad donde vives con otro nombre y dale características de la ciudad donde vives como Santa Bárbara o Vigata. A mí esto me resulta más fácil que describir con detalles un lugar real desde que tengo problemas de percepción espacial —la mejor forma para mí de conocer un sitio es perdiéndome. Al fin y al cabo…todo México está lleno de calles Revolución, Guerrero, Ferrocarriles Nacionales, CFE,  Escuadrón 201, Juárez, Felipe Ángeles, Reforma, Hidalgo, Madero o Colosio.
  • Empieza un diario: dicen que las personas de éxito tienen diarios. Los escritores tienen cuadernos de trabajo donde apuntar ideas, describir emociones, etc. No tiene que ser con palabras (así que no protestes Big Choma). Pueden ser simplemente bocetos de lo que vieron o sintieron frente a un hecho cotidiano. Ya saben, es cómo tener una libreta de ahorros que usarán después.
  • Ten un blog: esta es una recomendación de escritores.org y sirve… para aprender a poner las ideas en claro. Y no necesariamente tiene que tener escritura, puede ser con imágenes o vídeos.
  • Escribe cartas: ¿en la época de Twitter, FB y Line? Pues sí, no es igual comunicarse con una carta (aunque llegue en formato digital) que con una de estas chunches. Porque casi nadie se toma el trabajo de decir nada sobre lo que escribes. Se limitan a darle like…no es igual a qué alguien te diga: “no le entiendo a tu letra” “a mí también me gustan las papas fritas” “¿no tienes fotos de los animalitos?”Igual las cartas no tienen que ser con texto, las pueden hacer con imagen o video y mandárselas a alguien aprovechando estas plataformas.

CONTINUARÁ…


[1] No creo que no lo sepan pues mi país es famoso por su corrupción…, pero nunca se sabe; es una linda cantidad de aliciente de curso legal impresa en papel de seguridad con diversos grabados de héroes y personajes ilustres para enmarcar su equivalente imaginario de poder adquisitivo. Y tampoco es que esté limitado a dónde radico, es casi-casi universal; sólo en la Antártida debe ser difícil de practicar.

[2] Digo el rap, el regaetton y la banda molan pero no me obliguen a escucharlas. No me gusta el rap. Es una de esas cosas que como el reggaetón y la banda; por aquí hay la costumbre de pasar en auto hechos la mocha (como bólidos) y con el estéreo a todo volumen y más que oír nada sientes las vibraciones en la ventana. Me encantaría torturar a estos tipos amarrándolos a una silla y obligándolos a escuchar los dos metros de altura de música que se compuso Mozart a todo volumen…Ese no era el punto. Ver a este hombre echándole ganas es ¡wow!  A veces se le van una o dos palabras pero ahí sigue y eso es para respetarse. Señor Lanzarote, me quito el sombrero porque rapear no es fácil y usted se pone a practicar que me avergüenza no hacer lo mismo.

Comprender algunos errores básicos de la ficción

Seguimos con esta revisión de sitio web donde todavía no nos dicen cómo escribir ficción y ya nos están dando la lata con los errores básicos. Yo no creo (que no excluye la posibilidad que existan) que haya errores básicos; no puede haber errores básicos allí donde hay tantas formas de expresarse. Lo que creo es que hay, para empezar: inexperiencia, pereza, procrastinación, falta de práctica y falta de amor al trabajo. Uno puede ser incapaz de escribir ficción o de ser un super maestro del diseño, genial ingeniero; pero nunca por falta de talento sino por falta de insistencia.

En fin, que le vamos a hacer. Estamos revisando ese sitio; y el primer reto del juego de la oca es:

1. No empieces demasiado lento: dice que la ficción depende del conflicto y que los novatos todavía no saben establecer un ritmo adecuado para hacer crecer la tensión por lo que deberían empezar “ya”.

El sitio menciona lo que dijo el famoso  Kurt Vonnegut pero como yo no lo conozco[1], favor de referirse a la página de Wi…ya saben para desaparecer la ambigüedad. ¿Recuerdan a Mike Nappa? El de las “77 reasons why your book was rejected” Bueno, él dice que un buen libro inicia con una sola buena frase inicial. Chuck Wendig dice que deberíamos empezar desde la primera página…coincide con Mike Nappa, empezar desde el primer párrafo.

Wodehouse en A damsel in distress[2] comenta que el lector moderno no tiene tiempo para que el autor elucubre acerca de esto o lo de más allá y es preciso empezar tan pronto como sea posible. Y esto es una especie de comienzo de los que NO recomiendan pues, no hemos aprendido nada del protagonista o mucho menos, del conflicto. Más, no obstante, sí que lo es. Nos hace preguntarnos ¿de qué diablos viene la cosa? Nos hace anticipar. Esto es el filón, la veta o la pepita de oro. Crear anticipación nos lleva a querer ir a mojarnos al río y cribar lodo.   

Por supuesto, un buen comienzo ocurre con la práctica y la investigación.  Así que déjense llevar y escriban. Pero cuando les den una crítica, escúchenla. Vuelvan a leer y cambien.

2. Establece pronto lo que está en juego: en otras palabras establece el conflicto tan pronto como sea posible. Una vez más, como si no hubiéramos comprendido el punto no. 1, hay que machacarlo con un zumbido de maracas.

Habla otra vez de un consejo de Mr. Kurt Vonnegut y cómo todos los personajes desean algo y (esto es nuevo) como tienen miedo de no obtenerlo. Hasta ahora ni Robert Mckee ni Sarah Domet ni Wendig ni Ronald. B. Tobías han dicho nada del miedo del personaje a no conseguir su objetivo. Como recordarán, ellos hablan del conflicto como lo que desea el personaje y TODA la serie de cosas que hacemos para evitar que llegue ahí. Los abismos entre lo que desea y las reacciones del mundo exterior…y a esto a es a lo que llaman conflicto.

El conocido sitio menciona que es mejor dejar el juego del fin del mundo y su salvación en manos de elfos y hobbits…lo que se me hace raro pues James Bond, Kim Possible, Ethan Hunt, los Vengadores y Bruce Willis lo hacen o solían hacerlo a cada rato. Se olvida de mencionar lo que dice Mckee acerca de los lugares comunes y/o requisitos de género. Si no se cumple con estas expectativas, el público quedará insatisfecho.

Me gusta más la definición sin miedo, la mayoría de los protagonistas ni siquiera se paran a pensar en lo que desean realmente. Estos protagonistas son, por mucho, los que se llevan las palmas. Claro, suelo equivocarme.

                3. Evita el diálogo lleno de exposición: el diálogo tiene que ser natural: Mmmmm en la vida real—esto lo encontramos en el sitio más adelante, mucho más adelante—usamos, este… frasecitas pero…no, …digo. Es decir el diálogo no es fluido. A veces nos interrumpen o interrumpimos (a veces por grosería, otras porque la emoción nos gana). No todo el mundo espera su turno —especialmente en una discusión. Por principio el diálogo en un libro no es natural. Si lo fuera, nos aburriríamos. Tiene que fluir como el agua de un río.

                Empezando por ahí, lo poco natural del diálogo nos da otra característica. Las personas sí solemos repetir lo que ya dijimos. Le cuentas a B lo que piensas del presidente en turno y se lo repites a C que no te había escuchado debido a que no estaba presente y lo vuelves a repetir con B y D en una salida a tomar café. Y seguro a B ya se le olvidó lo que habías dicho.

                Nuestros lectores no saben lo que quieren —casi todos ignoran que nos leen (see a mí sobre todo) debido al conflicto y piden cosas irrazonables como que les den un recuento de la dulce vida de hogar que tiene la heroína una vez casada y el desarrollo de cada uno de sus tres bellísimos hijos (ni la más entusiasta amante de las “cosas bonitas” leería esto porque es aburrido, no tiene conflicto); pero no son tontos.

En un libro, resulta repetitivo. Puedes hacer que A se lo cuente a B y luego a C pero ya no a D porque entonces ya lo oíste dos veces y…si alguien leyó Tres es el número mágico,  entenderá que pasa ahí. Los buenos escritores obvian este proceso aún sí es necesario explicarle al lector que D o incluso C necesita oírlo también; basta con un simple “y les contó lo que había pasado la víspera, el año anterior o lo de la boda o…    rellene aquí con un resumen alusivo   ”____________________________________”

Otro caso es cuando explicas en forma de ambientación y luego lo repites como diálogo. Este proceso fuerza la paciencia del lector. Mina su deseo de seguir leyendo. Recuerda: ama a tu lector como te amas tú. ¿Te gusta que te atosiguen con detalles innecesarios o te repitan la misma información más de dos veces?

                El diálogo sirve para agilizar la información o crear una atmósfera convincente no para contar toda la novela de un tirón. Concuerdo con el sitio.

                4. No seas demasiado predecible: oh amado cliché. No creo que sea necesario profundizar aquí. Este es un caso de pereza. ¿Si no has leído, cómo vas a saber lo que ya se uso ahí afuera y qué no repetir? ¿Si no lees el género que quieres escribir, cómo demonios pretendes saber cuáles son los requisitos del género? HAY QUE APRENDER TODO LO POSIBLE Y PUNTO.  Recuerda, debe haber un abismo entre lo que espera el personaje, lo que esperamos nosotros como lectores y lo que sucede o en el cómo sucede si lo anterior no es posible por requisitos de género. Ejemplo:

                Lancelot es un caballero de la mesita para café. Hace días que ha notado algo extraño en la web, a cada rato le saltan pop ups cuando abre las páginas porno de siempre. Pero lo raro no es que no funcione la aplicación contra estos malditos anuncios. Lo raro es que los anuncios dicen: “El mundo se va a acabar en 7 días, ayúdanos a salvarlo encontrando a la princesa Celeste”

                Pues bien, sé que lo que acabo de inventar es una chorrada. Lo es. Ahora bien, si mi género es el de acción combinado con comedia; Lancelot VA a encontrar a la princesa y VA a SALVAR al mundo.  Es un requerimiento. El asunto es ¿cómo demonios?

                5. Muestra, no cuentes: conceal don’t feel, well… now they know, let it go…¿Mostrar o no? ¿Ahorrarle el trabajo al lector o no?  Como esto no es una novela, lo repetiré…depende de lo que quieras hacer y de dónde están tus talentos.

Vamos a revisar este ejemplo del wiki:

                [“—Vamos —dijo Julia impacientemente”. Esto le cuenta al lector que Julia está impaciente, pero no lo muestra. Ahora considera esta oración: “—¡Vamos! —gritó Julia, golpeteando su pie contra el suelo”. Los lectores de todas formas comprenderán que Julia se siente impaciente, pero no has intentado contárselo; se lo has mostrado.]

                En diseño diríamos que el primer diálogo es una especie de “el todo por la parte” que no es otra cosa que mostrar toda la imagen sin hacer acercamientos; pues necesitas una comprensión rápida de lo que está sucediendo. Tu mensaje requiere que no te detengas en minucias.

                El segundo diálogo correspondería a “la parte por el todo”, cuando realizas un zoom a un objeto y representas el objeto con sólo un trozo de imagen; sacrificando su visualización al completo. Esto se hace cuando quieres que por Gestalt, el público complete por sí mismo el mensaje y se usa cuando se requiere de sutileza no de agilidad. Y parece ser el favorito de muchos escritores de manuales para escribir que o se quejan del uso de los adverbios (lentamente, evidentemente) o te quieren meter esta regla a golpes de repetición. Menos de Robert Mckee, probablemente porque el habla de escribir guiones y los guiones no se pueden permitir esto; necesitan agilidad. Igual los guiones de teatro o para cómic. Sólo los escritores tenemos que perfeccionar la metáfora para lograr esto.

                Por otro lado, ¿saben? Chuck Wendig dice en “250 things you should know about writing” que el diálogo es más entretenido cuando el personaje hace algo al mismo tiempo. Y así como lo pone el sitio que estamos revisando,  podemos usarlo como pretexto para que nuestro personaje haga algo además de hablar. Así que si, el consejo es útil.

                6. No creas que cualquier regla es fija: seis reglas después, resulta que podemos romper las reglas….sin embargo vale la pena citar lo que dice el sitio:

                “parte de la escritura es descubrir tu propia voz y forma de escribir y esto significa que debes sentirte libre de experimentar. Solo ten en mente que no todos los experimentos funcionan, así que no te sientas culpable si intentas algo nuevo y no produce lo que querías”

                Bonita forma de decirnos que puede que la reguemos.

CONTINUARÁ…


[1] No conozco absolutamente a ningún autor personalmente (exceptuando Cropollo que está en las mismas que yo y ninguno de nosotros ha publicado nada). Me refiero a que no he leído nada acerca de su existencia o leído algún fragmento de libro suyo porque de todos los libros que he mencionado sobre cómo escribir no he leído ninguno completito. Sorry. Los voy leyendo conforma avanzo con mi moronga de vampiro y este rincón.

[2] Que estaba confundiendo espantosamente con Something Fresh. Ah sería tan bueno traducirlos, aunque dudo que tengan el mismo chiste en español.

¿Cómo escribir ficción? Sin imágenes

Bienvenidos a un análisis cínico, pseudo-intelectual y …ya se me acabaron los adjetivos. En fin, bienvenidos a esta entrada donde haré trizas…no la verdad es que no —algunos de los consejos son buenos; un conocido y popular sitio sobre cómo hacer las cosas. Y sin imágenes —eso si no contamos la imagen de las florecitas que quieren decir entrada comparativa…y a un estreno que Big Choma[1] me acaba de prestar para ilustrar uno de los puntos.

El famoso sitio comienza por definir las historias de ficción como historias no verdaderas con elementos  de verdad en ellas. O como una historia a partir de la imaginación del autor que puede contener referencia a personajes o eventos reales.

Supongo que, antes de refutar o confirmar nada, se hace imperativo que saque al Larousse de su escondite —no solía tenerlo en la mesa de dibujo/trabajo/escritorio pero ahora ya no pienso devolverlo al librero.

Ficción. f. Creación de la imaginación: tu relato es una ficción. || Simulación.

Imaginación. s. m. Del verbo imaginar.

Imaginar. v. t. Representar idealmente una cosa, crearla con la mente. || Crear, inventar: imaginar un sistema de propulsión. || Pensar, suponer: imaginar lo que uno habrá dicho. || ~V. pr. Figurarse: se imaginó que era un sabio.

Así que tenemos dos cosas distintas; que en realidad no son tan distintas como diría Hilary Mantel, escritora de novela histórica. Al fin y al cabo, la historia la escriben los historiadores. Que son seres con gustos e intereses propios. Capaces de omitir a la mitad de la población del registro de hechos comprobables sólo porque no hace otra cosa que…tener hijos[2]. Parece mentira, pero a lo largo de 5,000 o más años de historia humana (escrita) las mujeres no hemos hecho otra cosa que ser bonitas o dar a luz a reyes o casarnos con ellos o seducirlos. Lo que es totalmente ficticio. Pero también…es Historia.

Pero no nos distraigamos. Tenemos la Historia, así con mayúscula, que se ocupa de las cosas “reales” y las historias, que se ocupan de las cosas imaginarias o inventadas. ¿Cierto?

Isaac Asimov decía que lo que hace valiosa una historia de ciencia ficción no es el que invente o pronostique una tecnología dada —de hecho casi nunca comprenden del todo como podría funcionar esta nueva tecnología puesto que no la están inventando sino imaginándola. Lo que resulta valioso de esta “predicción” e s que imagina las consecuencias que tendrá dicha tecnología en el futuro.

Y hacía referencia a una historia donde se inventaba un medio de transporte sin caballos que provocaba atascos en las calles de las ciudades, porque las calles no se habían trazado tomando en cuenta el uso de estos vehículos. Así como tampoco se había tomado en cuenta en dónde dejarlos cuando no se usaran, ni el número tan elevado que existiría de estos armatostes.

Sí, así es, hablamos del automóvil. Y el valor de la historia reside en su capacidad de predecir sus consecuencias sociales. Es decir, de suponer que los automóviles generaran atascos y que no habrá estacionamientos suficientes para abastecer la demanda de espacio para aparcar.

Con este pequeño ejemplo, yo podría aventurar que la ficción es una historia real —dentro de ciertos límites (en concreto la imaginación)—  a partir de una simulación mental de patrones , personas, hechos o deseos.

¿Real? Si. Si una historia no puede concebirse como real dentro de la simulación, fracasa totalmente como historia. Incluso una historia con un escenario real, personajes históricos, personajes basados en una noticia o una novela histórica seria; sólo existe dentro del esquema de la suposición o simulación. Nadie puede afirmar 100% que pasaba por la cabeza de Enrique VIII cuando decidió convertirse al protestantismo —¿quería nada más divorciarse de la esposa fea y vieja? [3]. Ni siquiera mirando los documentos o leyendo su diario (si es que tenía uno, no lo sé). Ni siquiera un video es 100% infalible porque no lo muestra todo y existe una discrepancia de mili-segundos entre lo que sucede y lo que graba. Entre uno y el otro ángulo de la cámara. Es decir, que no podemos afirmar del todo que se trata de la “realidad”.

Por otra parte, ¿cuántas veces no hemos rechazado una historia porque no nos convence como “creíble”? Es decir, que no puede funcionar como algo real dentro de su simulación.

Una historia es un juego. Un juego donde se le cree al escritor. Cuando niños, jugábamos. Y nos creíamos que la montañita de piedras era un castillo y el perro al lado nuestro el lobo que quería devorarnos. Como adultos nos prestamos a este juego de leer/ver y pensar que lo que dice el autor es real (dentro de la simulación). Cuando el autor no es capaz de hacernos creer que lo que dice es real, la historia que nos cuenta deja de interesarnos porque resulta falsa. ¿No lee uno El club Dumás creyéndose que de verdad existe el diablo? Sueltas el libro y vuelves a ser tan ateo como siempre…bueno, uno que es ateo.

Las próximas entradas las dedicaré a analizar la información del sitio del modo en que este la distribuye; qué es como sigue a continuación:

Parte 1. Comprender algunos errores básicos de la ficción.

Parte 2. Prepararte para escribir ficción.

Parte 3. Escribir tu obra de ficción.

Parte 4. Revisar tu obra de ficción

Parte 5. Enviar tu obra de ficción: que no voy a analizar por obvias razones…

Por hoy, esto de hablar de la historia y la realidad me han dejado hecha polvo. Mi hámster protesta porque últimamente está haciendo horas extra. ¿Quieren aprender más sobre cómo escribir? Comenten, sus comentarios son un diálogo entre nosotros que nos permiten  establecer prioridades y realidades. O, simplemente, echarnos porras.

CONTINUARÁ…


[1] Big Choma es por lo regular Cropo pero ante su deseo de ser nombrado y mencionado por su seudónimo, hay que hacer el cambio. Además, me encanta decir que ¡somos amigos!

[2]La idea no es mía, la escuché en el Podcast sobre 100 women. Women History Hour sobre como el escaso o inexistente número de historiadoras ha creado esta falta de datos que reflejan una visión histórica tendenciosa del mundo. Lo único que hago es usarla para demostrar que dividir lo real de lo imaginario es un poco “complicado” y no se puede  hacer diciéndonos que es algo “obvio”. La realidad es una de esas cosas que se pueden discutir hasta el cansancio…eso creo.

[3] ¿Enserio? Los hombres así suelen tener amantes, ¿para qué el divorcio? Es decir, la única forma de saberlo habría sido enviandolo al psiquiatra…

Cómo escribir un buen libro de ficción en diez pasos: proceso comparativo con un sitio muy popular en dos tomas

TOMA 2

  1. ¡Sé creativo! La imaginación no tiene límites. No dejes que otros se roben tus ideas: Sarah Domet en “90 days to your novel” dice que nunca escribamos la primera idea que tengamos.  Enfatiza la importancia de hacer una lluvia de ideas y tomar la cuarta o la quinta…lo que es muy similar a lo que decían los maestros de la “Casa Abierta al Viento”[1]: “nunca se queden con la primera idea”. Pero…¿qué sucede si la primera idea es esa que se te ocurrió mientras leías otro libro, hacías jardinería o escuchabas una canción? La idea que conecta el punto A con el punto Y, que no parecen tener relación entre sí. Al parecer, las ideas más creativas no son las que llegan cuando te pones a empollarlas sino cuando no estás pensando de modo recurrente en LA IDEA.  Ejemplo: a ver si saben de dónde proviene esto: “Aquel a quien no nombramos”[2].
  2. Obtén una idea. Simple, puede llegarte en un sueño o incluso con un evento cotidiano que has notado: De nuevo Sarah Domet. Ella dice que necesitamos revisar una idea pues las hay que a primera vista parecen geniales pero, desafortunadamente no te dan para un libro. Y, en cierto modo es así. Una novela requiere de un conflicto lo suficientemente grande como para explorarlo. Un cuento puede limitarse a una narración descriptiva de un acontecimiento o, en ocasiones y si es para niños, no necesitar de un conflicto. Robert McKee en “El guión. Story”,te dirá que para un guión, hace falta una idea controladora. Ronald B. Tobías de “20 master plots” te dirá que es necesaria la estructura. La realidad es que una idea sola no será suficiente
  3. Escribe tu idea. No importa que tan estúpida suene: Cathy Birch en “The creative writer’s workbook” te dirá que tengas un cuaderno de trabajo donde apuntes todas tus ideas y relaciones posibles con esa idea. Además de escribir tu idea, tendrás que hacer descripciones o tablas para definir tus personajes. Algunos autores dibujan mapas para orientarse dentro de su mundo. Otros, hacen un verdadero mapeo estructural por escena. Así que escribir la idea no será la única cosa que tendrás que hacer antes de empezar. Y a pesar de todo esto; es cierto. Escribe tu idea sin importar que tan estúpida suene. Todos los libros son chorradas después de todo.
  4. Trabaja con los detalles y la historia principal: continuación del número 3.  Un escritor tiene un cuaderno de trabajo donde apunta toooodas las pequeñeces, hace garabatos, establece conexiones entre la idea primaria y las que van saliendo. Apunta lo que debe investigar y/o su lista de prioridades. El sitio al que estoy emulando en esta entrada dice que hagas preguntas. Sí, hazlas. El mismo tipo de preguntas que te harías tú al leer una historia y todavía el doble. Tú debes saber cosas que tus lectores no. El número del zapato de la heroína o su color favorito; aunque nunca jamás lo menciones en la historia.
  5. No le copies a otros autores. Sé tú mismo: en este blog…hemos visto como copiar a otros autores no es necesariamente malo, siempre y cuando lo que copies no sea su forma de expresión ni sus ideas con copy-paste. La forma en que un autor determinado utiliza la estructura para llevarte a donde quiere es algo que muy probablemente, tendrás que copiar al principio pues tu manera única e irrepetible de escribir todavía no existe (sí es que eres nuevo en esto). Eres un bebé que ni siquiera sabe como ordenar sus ideas. Así que deja a un lado tu arrogancia y copia un poco…estructuras, estructuras nada más. Por el contrario, si eres un escritor que ya cuenta con una voz propia, copiar a otros, ya no te sirve. Lo que te sirve es analizar como lo hacen y ver sí puedes añadirle algo nuevo.  Mi cerebro me dice que si estás aquí es porque sabes que necesitas ser tú mismo pero no sabes cómo, embrollas las cosas o te ríes como loco leyendo lo que se me ocurre. Puede ser que te identifiques.  O también porque los lunes de patchwork alivian la regularidad de todos los días. O…¿qué carámbanos sé yo de tus gustos? A menos que opines…
  6. Decide si lo que quieres es una historia corta o una novela. ¿Cuántas páginas?: Si bien es cierto que existe un estándar allí afuera, también lo es que no siempre se mide en páginas. De acuerdo con el concurso o la editorial, deberás escribir un número de páginas determinado o un determinado número de palabras promedio. Y eso, al principio, no es tan importante. Concéntrate en escribir una buena historia. Porque para llenar 80 páginas de cuentos se necesita más de una historia. Y para una novela, cada escena es como una mini-historia. Así que ¿por qué estresarte poniéndote un límite de páginas?  Y recuerda, el mejor amigo de un escritor se llama delete, de un dibujante supr y de un diseñador 3D o ingeniero no sé qué será pero seguro que también tienen que borrar cosas innecesarias.
  7. Escribe un borrador: a excepción de Isaac Asimov, que prácticamente escribía historias de un tirón y sin necesidad de edición…todos los demás escribimos lo mejor que podemos y luego…lo mandamos a la basura y reescribimos.  Haz lo que puedas hacer. Ya irás puliendo esto de la longitud.
  8. Checa la ortografía. Si no sabes cómo escribir una palabra búscala en el diccionario o pregunta: este es un tema controversial. Xavier Velasco, escritor mexicano, dice que la mala ortografía es como tener pellejitos de frijol en los dientes porque no puedes tomar en serio a nadie con pellejitos de frijol en los incisivos[3]…pero luego vas al museo y escuchas a un probable crítico literario hablar con fruición de quién sabe qué mujer argentina que escribió un libro usando la b en vez de la v; encantado como si acabara de encontrar petróleo en su jardín.  Lo que sí es cierto es que puedes, al menos, prender la opción de corrección ortográfica del procesador de texto…porque la ortografía es secundaria a que tan bien eres capaz de organizar tus ideas. ¡Oh! Un escritor necesita aprender y coleccionar palabras rimbombantes para apabullar a sus lectores…olvida eso. Aprendemos palabras para saber cuándo y dónde usarlas. Una palabra bien empleada dice más que cinco mal encadenadas. Así que, por amor a la página…investiga, aprende, busca.
  9. Léelo de nuevo y pídele ayuda a tu familia o un amigo: pero nunca lo hagas más de una vez con la misma persona; después de un tiempo pensarán que eres una lata…no, por algo son tus amigos o familia. Pero es mejor intentarlo cuando ya lo leíste cinco veces.
  10. Vuelve a escribirla con las correcciones: si. Definitivamente, vuelve a escribirlo.

Consejo: este blog trata de responder a la pregunta ¿cómo escribir ficción? paso a paso, sin mucho orden lógico pero si con reflexión y algo de cinismo…y leyendo libros sobre cómo escribir libros y otros libros que no tienen nada que ver o escuchando podcasts de la BBC. Lo que no quiere decir que contenga la verdad y nada más que la verdad. Hilary Mantel diría que la realidad se distorsiona en el instante mismo en el que ya sucedió pues pasará por un filtro: la cámara, el tiempo, tu cerebro y muchas otras cosas. VE Y LEE OTROS BLOGS TAMBIÉN. Sí están buenos, regresas y nos dices.


[1] Debido a que fue construida posteriormente al movimiento estudiantil de 1968 y para evitar que se formaran otras agrupaciones de estudiantes que pudieran cuestionar las decisiones políticas del país; el lugar donde estudié la universidad tiene esta maravillosa frase como burla afectiva para describir la situación geográfica de sus edificios y, la consiguiente predisposición de éstos a dejar pasar corrientes de aire frío. Especialmente por las mañanas. La frase es una adaptación libre del lema “Incalli Ixcahuicopa” o “Casa Abierta al Tiempo” que, en caso de no reconocer, pueden buscar en su motor de búsqueda favorito en caso de que les gane la curiosidad. Claro que desde entonces, ha pasado un tiempo y es posible que la situación arquitectónica ya no sea la misma. Cuando yo terminé la escuela, ya habían acontecido varias reformas y remodelaciones.

[2] No, no es Ha…es de La Comunidad del anillo y El retorno del rey. Ambos hermanos, Boromir y Faramir lo dicen al referirse a Saurón.

[3] No cito porque me estoy tratando de acordar de memoria lo que dijo y a veces, mi memoria falla miserablemente.

De la carnicería de los críticos y las batallas lisonjeras

Me puse a leer una entrada de Te saliste por la tangente —en concreto Hoy en ficciones ajenas_ Libros que nunca he leído pero que sé que son malos[1]. Me moría de la risa con aquello de que la protagonista de un libro en particular debería salir más porque la mayoría de los hombres no son de “flores ni corazones”[2]. Y sí, si lo fueran no necesitaríamos la tan denigrada y mal vista literatura femenina. Lo que no quiere decir que deba gustarle a TODA personita. Por otra parte, ¿qué hombre necesita de Playboy en un mundo donde todas las pechugas de pavo son dobles y las pavas —sólo es a efecto de mantener la línea lingüística no por denigrar a nadie, que conste—, gustan de andar sin plumas?  Cuestión de perspectiva. O de gustos en todo caso.

De hecho ¿no será que es una advertencia sobre el tipo de romance en el libro? En la mayoría de las historias románticas, el hombre si es de esos de flores y son caballeros y casi-casi eunucos con las demás mujeres…hembras. Si no han sido eunucos…nunca se han sentido así antes. Acabo de darme cuenta que estoy describiendo cualquier novela de la serie La hermandad de la daga negra[3].

Demonios, el burro del pensamiento ya vio la zanahoria en otro lado, hay que darle de palos para que regrese al camino.

Lo que me gustó de la publicación fue la mención de hacerle caso a su propio buen juicio. Me recordó que llevo rato queriendo hablar de las listas de libros que leer y…también me hizo darle vueltas al asunto de los críticos literarios y las búsquedas de innovación en el arte de contar historias. Y las películas o libros que mencionan los manuales para escribir (como tiene por pretensión este blog).

Tomemos el Oscar, ah no, perdón. El Nobel. Los Nobel de literatura son muy publicitados y los críticos mencionan los títulos como si fueran el elixir de la vida…

Ya hace tiempo, a mi mamá se le ocurrió comprar “Historia del General Dann y la hija de Mara” de Doris Lessing, Nobel de Literatura 2007. Recuerdo haber abierto el libro. Recuerdo no pasar de las cuatro páginas, a lo mejor fueron dos (y entonces todavía leía hasta el final cualquier cosa a la que pudiera ponerle mis garritas encima). No tengo la más remota idea de que se trataba o como empezaba. Blanco total. Y es un Nobel. Lo que no quiere decir que no les guste a otros.

El Ulises de James Joyce. Esa magnífica muestra de la búsqueda en la innovación literaria que tanto alaban como gran obra, tuve intenciones de leerla; hasta que alguien comentó que estaba escrito sin puntos ni comas. Y yo, perezosa como soy; no tengo ganas de lidiar con algo que requiera el absurdo trabajo de estar averiguando qué demonios quiere decir alguien (hay quienes sí y qué bueno que existen, el mundo sería aburrido sin ellos). Un no Nobel que debería serlo, descartado. Al que no he considerado leer desde entonces. Quizás me pierda de una joya pero considerando los miles de libros que pude encontrar en el Proyecto Gutenberg sobre cuentos de hadas en medio mundo; dudo tener tiempo. O vida.

Después y muy recientemente, mi papá comenzó a dar la lata con que quería leer El gato que venía del cielo de Takashi Hiraide —tenía buenas críticas. Y en eso estábamos cuando fui enviada en misión suicida a la ciudad (CdMx)[4]. Una vez más, el cacareado libro resultó una decepción (para nosotros). No pasé de la página cinco. Igual puede perderse la  belleza del asunto con la traducción; los idiomas sin artículos y con adjetivos conjugables no son muy inteligibles en un idioma con artículos y verbos conjugables[5].

Para colmo de cortes de carne, parece que los críticos (a diferencia de la industria cinematográfica) desdeñan el género de novela policíaca como de lectura fácil. Sin mencionar que todavía sonreían con desdén frente a la palabra “fantasía” hasta hace…no sé…¿una década? Google dice que dos.
Y puede que Peter Jackson haya arruinado (a opinión de los fans de Tolkien)  El señor de los anillos; pero este tipo logró poner una ceja enarcada en la cara de los críticos literarios; a la espera de la siguiente aventura —recordándoles que existe la fantasía. Hasta que llegó George R. Martin y les dio un tortazo que se negaron a reconocer. Si yo me prohibí leer Una canción de fuego y hielo, no es porque la prosa sea mala. Al contrario, en el idioma original me pareció tan sublime y tan extensa (sin ser repetitiva)[6] que me dije: “Merriam, te prohíbo leer a este señor. Todo lo que haces es acomplejarte pensando que NUNCA  vas a poder escribir así”.[7]

Y no son sólo los críticos. Robert McKee en El guión. Story; dice:

“Dado que las historias de la cinematografía de Hollywood a menudo están plagadas de escenas forzadas y clichés, los directores deben compensarlo con algo que mantenga la atención del público,  y echan mano de los efectos transformadores y de las proezas cacofónicas: El Quinto Elemento”

Sucede que a MÍ, me gusta la película. Cliché o no cliché, es una de esas cosas que puedo ver más de una vez sin que mi cerebro diga “Aquí estoy” (no saben lo horrible que puede resultar tener un cerebro cuando lo que quieres es olvidarte que existe).

En contraste, una de las películas que el recomienda como ejemplo de un buen guión (El beso de la mujer araña); él mismo dice que mucha gente casi se salió aburrida del cine…no llegué a ver ni media hora. O la de Perdidos en la noche…que menciona en alguna parte y que no pasé de los diez minutos —a lo mucho— porque me estaba durmiendo y nada en la película me hizo despertar.

Sin embargo, las listas como las de McKee y/o “los 100 libros que debes leer antes de morir” o  “las 10 películas de anime que debes ver” son como catálogos donde ver y encontrar cosas que tal vez se te antojen sin importar que tan vieja o nueva resulte porque no sabías que existía. Algo así como <<um esto suena interesante>>.

Con todo esto concluyo que vos tenés razón; hay que hacer caso de nuestro propio criterio. Yo de los críticos no me fio; aunque sí de los amigos.

Si Dan me dice que tal serie de animación es una pérdida de tiempo…es que debe serlo. El único caso donde no le creo nada es cuando publica que Makoto Shinkai es un genio…No me gusta Makoto Shinkai[8], en general.  Aunque admito que la animación en sus películas es hiper realista y puede resultar muy atractiva.

Y si AnCheJippi recomienda una serie, hay que ver por lo menos de qué se trata. Marianne se me antojo verla; excepto porque es un género que no veo casi nunca (horror). Y si no fuera por AnCheJippi, me habría perdido Breaking Bad, una delicia de lógica narrativa. La de Good morning star, si no fuera porque es similar en muchos aspectos a otros mangas, sería bastante buena. El problema aquí es que los japoneses tienen este problemita con los clichés…te encuentras muy seguido con que otro mangaka usa el mismo recurso que el mangaka que ya leíste para resolver un problema.

Ahora sí para finalizar, ya me extendí mucho con esta entrada. 50 sombras de Grey no suena como algo atractivo para mí; porque para profundidad psicológica, elementos visuales pornográficos (sólo para mujeres…sorry) y masoquismo al cien…mándenme un mensaje y les recomiendo un título de manga. O dos.


[1] Aunque no entendí si le gustaba Juego de Tronos o no, o si eran los libros los que juzgaba mal. Creo que o soy muy despistada o no tengo idea qué es el deux es machina.

[2] ¿Y si a la autora se le olvidó que la protagonista era escritora? Digo, los escritores casi no salen de casa. Los diseñadores 3D tampoco. Ni se diga los dibujantes de cómics. A mí me asombra cuando un mangaka se casa ¿cómo encuentran novia/novio si prácticamente se la viven pegados a la tableta gráfica? ¿O son virtuales?

[3] También leo estas cosas de cuando en cuando (me ruborizo de vergüenza). Son geniales para aprender algunas cositas sobre escribir.

[4] A la mayoría de las personas les agrada vivir en la ciudad, yo considero que están locas. Pero como yo también lo estoy en su opinión; podemos dejar nuestras de lado nuestras opiniones al respecto y ser felices. Un poco como ser gay o heterosexual; mientras no le dé la lata a nadie.

[5] Ji en kara de atashi wa nihongo de benkyo shimashita dakara…alguna vez intenté aprender japonés.

[6] En ese entonces tenía problemas escribiendo cuentos de más de 100 palabras…sigo teniendo problemas con eso. Mis cuentos son cortos.

[7] Y es cierto. Yo escribo lo que escribo. Entradas de blog con siete…¡ya son nueve lectores! Esperen, la última cuenta dice que son diez…Y cuentos que sólo se leen May y AnCheJipi o Cropo. De vez en vez Dan se los lee también.

[8] Excepción a mi regla con Makoto Shinkai: El jardín de las palabras.

Cómo escribir un buen libro de ficción en diez pasos: proceso comparativo con un sitio muy popular en dos tomas

TOMA 1

Consejos del reconocido sitioSegún Merriam
 1¡Sé creativo! La imaginación no tiene límites. No dejes que otros se roben tus ideasNingún manual para escribir ficción es absoluto, tú estableces tus propias prioridades y proceso de aprendizaje
 2Obtén una idea. Simple, puede llegarte en un sueño o incluso con un evento cotidiano que has notadoSiempre, siempre, siempre; ten a la mano dónde escribir y apunta cuando tengas una idea. No importa sí es análogo o digital.
 3Escribe tu idea. No importa que tan estúpida suenePlagia…estructuras, estructuras nada más.
 4Trabaja con los detalles y la historia principal. Crea personajes únicosDesde ahora no existe la lectura recreativa, deberás analizar TODO lo que leas, veas o juegues. ¿Qué funciona? ¿Qué no funciona?
 5No le copies a otros autores. Sé tú mismoAprende a mentir y exagerar, no en la vida real pero sí en papel o en la pantalla. Este blog no fomenta el crimen…excepto el de escribir. Sí eso es un crimen.
 6Decide si lo que quieres es una historia corta o una novela. ¿Cuántas páginas?Sé tú mismo.
 7Escribe un borradorDale detalles a tus personajes y hazlos tan llenos de faltas como llenos de virtudes puedas
 8Checa la ortografía. Si no sabes cómo escribir una palabra búscala en el diccionario o preguntaEscribe TODOS los días pero toma las cosas con calma si tu trabajo o la vida real se interponen.
 9Léelo de nuevo y pídele ayuda a tu familia o un amigoAprende a tirar a la basura. Por mucho que te guste una escena, si no tiene sentido…ELIMINALA
10 Vuelve a escribirla con las correccionesDiviértete.  Aún sí el proceso te hace repelar, querer lavar la ropa o limpiar la arena del gato; si no te diviertes escribiendo, nadie querrá leerte. Este punto y el no. 1 son intercambiables en su posición.
El sitio se llama Wik…w

Esto es una comparación. Ahora viene el por qué los consejos del sitio popular sí te sirven, después de todo pero eso será…en el próximo capítulo

CONTINUARÁ