Obviedades p.3

Los elementos básicos de la comunicación visual son: punto, línea, color, contorno, dirección, textura, escala, dimensión y movimiento. Abandonemos la línea, el contorno y el color a su suerte —con todo y que la edición de Alfaguara de La historia interminable está impresa en tinta magenta y verde bandera, la mayoría de las novelas y poemas existen en letras negras sobre fondo blanco (claro que en modo oscuro sucede a la inversa) por lo que el color no es algo que compartan con el cómic[1].

La línea es tan básica que sin ella no hay tipografía y la literatura  comienza con la tipografía…a menos que empecemos con lo que se escribe análogamente en una hoja de papel…y que muy pocos de nosotros llegamos a leer directamente. Si bien en el mundo del cómic y el manga es común que haya exposiciones dónde se puede ver el boceto original.

El contorno…el contorno puede que sea importante para la secuencia pero por el momento no es algo relevante. Y la dimensión requiere de la ilusión de volumen…que aplica solo en el caso de un título en tercera dimensión…no, eso tampoco tiene nada que ver con la literatura y el cómic al mismo tiempo.

Hablemos de dirección. ¿Se puede alterar la dirección de la lectura?

Sí, utilizando la escala. La escala nos dice que mirar primero. Es el recurso más visible del lenguaje visual del cómic. Y como altera la direccionalidad de la alfabeticidad, te embarraré con este concepto primero. La escala como todo en la vida es relativa…al soporte. La superficie total del medio empleado es lo que nos va a decir cuál es la escala de la imagen.

Para el caso de la lectura de imagen, no solo influye la escala del panel sino también el orden de la lectura. Arriba un cómic occidental y abajo un manga.

No es igual un anuncio de doble página que un anuncio de tres líneas. Tratándose de escala el anuncio de doble página es enorme mientras que el de tres líneas es minúsculo. Pero si el soporte fuera una tarjeta comercial, el anuncio de tres líneas sería tremendo —mientras que el de doble página no podría existir. Por eso es que el soporte, ya sea que se mida en centímetros, pulgadas o pixeles nos da la idea de la escala. La escala también está determinada por la comparación. En un cómic, nuestros ojos inmediatamente comparan los cuadritos —sí Big Choma ya sé que se llaman paneles o chomas pero se escucha menos técnico decir cuadritos; mientras que nuestro cerebro decide que el cuadrito más importante es el más grande.

Así en la poesía variando el puntaje de la tipografía —y yo queriendo ser menos técnica diciendo puntaje en vez de tamaño; lo podemos ver con los poetas dadaístas, futuristas o con el ejemplo que usa Alfredo Ballesteros de Vicente Huidobro en su artículo sobre la clausura.

A veces, los libros para niños se permiten un poco de color y de escala pero, incluso en este tipo de literatura, es raro encontrar que se rompa la convención del texto horizontal.

Usualmente, este recurso no se utiliza en la literatura más que en títulos y portadas. Es como si el diseño gráfico editorial estuviera resguardado por una secta de monjes muy estrictos y restrictivos. Claro que los lectores somos bastante particulares al respecto de lo que nos resulta cómodo al leer. Hay quienes dicen que la tipografía Times New Roman es peor que la Arial…—la verdad es que yo como miope adoro las tipografías con patines y detesto las que no los tienen, es mucho más fácil completar la forma de algo que no alcanzo a ver bien gracias a la forma de los patines que darle forma a tres palitos ahí[2].  

La dirección también se puede alterar cambiando el equilibrio. Oh demonios, más términos extraños en un blog sobre ficción…El equilibrio no es otra cosa que estar de pie. ¿Estar de pie? Si, para nosotros humanos, el equilibrio consiste en no caernos así que estar de pie y acostados, es decir de forma vertical u horizontal del todo es la expresión del equilibrio. Las formas más estables son | y _.

El desequilibrio en estos paneles no solo crea la situación del movimiento sino también de estrés emocional

Todo lo que no tenga esa forma, ya no está en equilibrio y por lo tanto parece que se mueve porque pensamos que va a caerse. Así que si creamos formas que no están en equilibrio, creamos movimiento. Al crear espacios en el poema creamos movimiento porque desde el punto de vista de la imagen, deja de haber equilibrio. En el resto de la literatura no suele emplearse este recurso de alterar el equilibrio puesto que todo el texto se encajona en una “caja de texto” con márgenes alrededor —he ahí el contorno— y algunas veces columnas.

El texto está en equilibrio. Esto del movimiento se nota más en los libros para niños, en dónde una sola línea de texto puede adoptar más formas de la clásica y tradicional línea recta horizontal…—hemos aterrizado en la línea jejeje. Recuerda, esto son chorradas y “en conjunto, lo físico y lo psicológico son términos relativos, nunca absolutos[3]


[1] A excepción del manga tradicional y de algunos cómics como Modesty Blaise.

[2] Hagan la prueba con Armas, gérmenes y acero en un teléfono celular. Si pueden medio leer al tamaño que les da G. Drive de entrada…es que son mejores las tipografías sin patines. Si no…espero que empiecen a respetar a la simple Times.

[3] Donis A. Dondis. La sintaxis de la imagen p. 35. G. G. Diseño.

¡Viva!


¡Viva!

¡Vivan los inmigrantes que nos dieron patria! ¡Vivan las carnitas!


¡Vivan las monjas que inventaron mil usos para el huevo! ¡Viva el rompope!


¡Vivan los nativos que raspaban magueyes! ¡Viva el tequila!


¡Vivan los arqueólogos que nos dieron un pasado! ¡Vivan las ruinas de las pirámides!


¡Viva el humano que se puso a sembrar frijolitos silvestres! ¡Vivan….los gases!


¡Viva el humano que inventó el telar de cintura! ¡Viva el rebozo!


(Aquí echando vivas para los mexicanos no incluídos en el grito de independencia y que nos dan otra patria diferente de la de los libros). Añade tu viva en un comentario.

A batir, codorniz

Palabras no. 54

A batir

A ver, a ver.

Genovesa de limón. ¿Qué debo qué?

Cernir y batir.

Uno, dos, tres, cuatro, ¡etcétera!

Así, por un agujerito,

vertimos y que no salga más que lo blanquito.

¡Hala! Que el brazo se me ha entumido de tanto batido.

¡No! ¡No te puedes dormir!

¿No puedo, un electrodoméstico usar?

¡Ah! ¡Que me falta la electricidad!

Polvos de hornear,

para que haga esponjar más harina y ¡vuála!

Le falta el dulce…¡Mamá!

¿En qué momento no supe?

Azúcar nada más.

Eso y limón la ralladura.

¿Lo agrego o lo tiro?

Son más de seis huevos,

supongo que alterar,

un chirris la idea,

no alterara la receta.

Quizá….

Obviedades 2

“Es perfectamente comprensible la propensión a conectar la estructura verbal con la visual. Una de las razones es natural. Los datos visuales representan tres niveles distintivos e individuales: el input visual qué consiste en una mirada de símbolos, el material visual representacional qué reconocemos en el entorno y que es posible reproducir en el dibujo, la pintura, la escultura y el cine; ya sea natural o esté compuesto por efectos intencionados.

La sintaxis de la imagen. Donis A. Dondis. Pag. 25. Op cit.

Con esto no es solo el poema lo que se convierte en primo hermano del cómic —aunque son tan distintos uno del otro. Toda literatura comienza por este input. Visual o no.

Tanto el Braille como el alfabeto y las viñetas entran en nuestro cerebro a través de un sentido. Y para los propósitos de esta comparación, tú y yo vamos a torcer un poquito las cosas y tomar el Braille como una especie de imagen en la materia gris de alguien ciego[1] de aquí en adelante.  

Entonces, recapitulando, toda literatura y cómic comienzan con la vista. Voilà, la ley zeroth. Así descubrimos que el silencio sí que es el comienzo de todo.

Material visual representacional….¿te acuerdas lo que decía Graham Dunstam Martin sobre las palabras? Si no o apenas acabas de caer en este blog como por equivocacion…esta es la entrada: Una disquisición sobre la brujería aplicada.  

Magritte y Martin tienen razón. Esto no es una pipa. Ninguna imagen y ninguna palabra son la realidad misma. Decir mantequilla no nos hace engordar —a diferencia de comerla. Un dibujo o foto de la mantequilla tampoco….bueno el deseo que nos lleva a abrir el refri no tiene nada que ver con qué la imagen en si no engorda.

Nivel representativo de la realidad

Es decir, la literatura y el cómic se mueven en un nivel de representación de la realidad. Y la representan mediante símbolos. Pensando así, a todo esto le voy a meter el famoso modelo del proceso de diseño. Aunque simplificado: problema, marco de referencia y solución.

  • ¿El problema? Contar una historia.
  • ¿El marco de referencia[2]?  La sociedad en la que nace el autor de la historia y la sociedad en la que nace el lector de la historia.
  • ¿La solución? Decantarse por uno u otro medio.

Partiendo de ahí, el cómic y la literatura tienen en común a saber: el silencio, el input visual, el nivel representacional (símbolos) y el modelo del proceso de diseño…¡woa! ¡Ni yo me esperaba eso!

Mmmm y ¿cuáles son estos elementos básicos de la comunicación visual? ¿Cuáles son comparables o se pueden usar tanto en la poesía como en el cómic? Continuará…


[1] Entiéndase por ceguera cualquier afección que hace distinta la percepción del mundo a través del nervio óptico y esto solo para no estar nombrando cada una de las disparidades en las habilidades de percepción entre el nervio óptico y los ojos, existentes. Una respuesta a la luz pues. Y no discutamos el término,

[2] Este tema es como los frijoles y la masa de maíz, se puede derivar un montón de cosas de él…

Obviedades

El cómic y la poesía son historias… ¿y luego? ¿Qué tienen en común las secuencias de acción de Batman con Neruda? ¡Un Picasso!…a veces los chistes me salen cuando no quiero y cuando quiero… Ambos son imágenes inmóviles —por más que Superman golpee a Doomsday todo lo que vemos del cómic es una reproducción de líneas, puntos y luces que nosotros decodificamos como una imagen semejante a la realidad congelada en el tiempo de una fotografía.

Con independencia de si están impresos o no, ya que ya no se puede decir que el soporte natural de la poesía o el cómic sean hilos de celulosa amontonados en una masa rugosa recubierta de talcos; son imágenes inmóviles.

 ¿La letra es una imagen? Sí kimosabi.  Tan es una imagen que ni siquiera nos paramos a pensar que existen personas que no leen de la misma forma que nosotros, con la vista. Por lo que para ellos la lectura de poesía y/o cómic no representa el mismo tipo de experiencia y seguro tienen cosas muy interesantes que decir acerca de este negocio. Y sobre el silencio puesto que ellos lo escuchan y lo sienten distinto. O no lo escuchan pero igual lo sienten…En fin.

Imagen. La imagen puede ser única, estar repetida, fragmentada, cortada o formar parte de una secuencia —te torturaré con lo de secuencia después. Pero tanto para comunicar con poesía y/o comic se requiere un pre-requisito. La alfabeticidad[1].  

Primera lección sobre el manga nativo: se lee de derecha a izquierda, lo que supone el requisito de la alfabeticidad. Muchos manga diseñados para el público occidental incluyen esta instrucción para educar a los lectores.

Hacer y comprender mensajes visuales del mismo modo que se puede comprender un poema necesita un cierto grado de estudio —aunque el estudio del cómic sea en clase pretendiendo leer el libro de texto. Se puede escribir un mensaje simple en un post-it sin estudiar más allá de la lecto-escritura. Comunica. Igual dibujar palitos y bolitas o, incluso, dibujos muy elaborados para dar mensajes sencillos. Ambas versiones son más o menos efectivas dependiendo de la situación. Un aviso de: ¡Peligro zona de derrumbes! es mucho más efectivo en imagen que en un letrero repleto de palabras —y eso no son muchas, son…dejen cuento…una, dos, tres, ¡cuatro!

Sin embargo, tanto la poesía como el cómic para ser “escritos” requieren de un nivel mucho más especializado de alfabeticidad. Y en este punto aparece la primera pega debido a que es mucho más difícil aprender a dibujar que a escribir puesto que rara vez las escuelas ponen énfasis en que sus alumnos dibujen. Esto hermana al cómic y a la poesía. Son habilidades a las que rara vez se les presta atención a pesar de su importancia.

¿Cómo se alfabetiza en el sentido visual entonces? De modo rupestre…a través de leer cómics, instrucciones para crochet y…origami. Hay que aspirar a ser diseñador, pintor o ilustrador para que lo alfabeticen a uno visualmente de forma escolarizada…Y cuando sucede, lo hacen con términos robados de la lingüística por lo que no existe el reconocimiento del lenguaje visual como un idioma por derecho propio.

Uno puede “hablar” visualmente sin que otros lo reconozcan puesto que ni siquiera saben que el lenguaje gráfico existe. Lo que provoca que no se pueda escribir simplemente que uno habla dos idiomas en el Ridículum Vitae.

Tú ¿hablas el lenguaje gráfico? ¿A nivel básico, intermedio o avanzado?


[1] Donis A. Dondis. La sintaxis de la imagen

Niño envuelto

Palabras no. 53

Recuerda, esta serie de poesías fue recopilada para concursar en la versión no. 14 del concurso Manuel Altamirano, que obviamente no gané.

¿Será posible con mantequilla?

Ó ¿Deber ser con aceite de oliva?

¿El perejil, por cilantro, puedo sustituir?

Amasado, golpeado y enrollado;

para descansar con un arrullo de ¿cuánto?

Me carcome la impaciencia y eso que leudar no es gran ciencia.

Pero es que el pan,

es mi debilidad.

Silencio

cosas que uno le resultan más importantes, no lo son para otros.

Está vez el tema es ¿en qué se parece el cómic al poema? La respuesta sería….en qué ambos son historias para empezar.

 El poema es aquello a lo que aspiran todos los escritores. Si la micro novela (6 palabras según Hemingway) es la expresión mínima de la ficción, la poesía es LA historia. El Enuma elish, La odisea…son poemas. De igual forma el cómic es viejísimo…no…

Sí. La columna de Trajano en Roma, El libro de los muertos….Los cuadros de  Johanes Vermeer o el ukiyo-e. ¿O es que los dibujitos no nos cuentan nada? 

¿Qué pasa con el silencio? El silencio es esencial en toda obra de ficción y de diseño, tal vez de ingeniería también. Sin silencio no hay cuento, ni lectura —por lo tanto comunicación.

¿Qué hace importante al silencio?

  • Rompemos el silencio. Ese blanco o negro sin palabra o sin imagen que se ve roto con nuestra intrusión.
  • Creamos el silencio. Ese blanco o negro alrededor de la palabra o la imagen para darle secuencia, ritmo e interés.

Ese momento crucial en que respiras o dejas de respirar porque la historia se interrumpe. Alfredo Ballesteros[1]  ganador de premios…no sé cuáles, no tengo el gusto de conocerlo, lo trata en el manga como de una secuencia que se puede arrastrar para dar espacios para la contemplación…digamos que no.

En la comunicación gráfica, el silencio es el vacío absoluto y es negro o es blanco —incluso los colores poseen una cierta musicalidad que se utiliza para señalar una emoción. Tan solo el amarillo representa las risas maniacas de la locura y el verde el ruidito de los insectos en el bosque. Solo el blanco o el negro son absolutos pues representan la muerte[2]. La página en blanco o los espacios en blanco como él señala en algunas poesías, para darnos la idea de tiempo transcurrido.

Y sí, eso sí funciona así. Al espacio vacío en diseño se le denomina “aire”. Sin aire, es imposible definir un elemento de otro. Incluso, la tipografía necesita de pequeños silencios entre cada letra llamados interletraje y sin los cuales la letra deja de ser legible. Así es como hay todo tipo de “silencios”.

La página en blanco anterior al frontispicio de los libros “bien nacidos”. El aire alrededor de una poesía minúscula en una hojota de papel —¿desperdicio de material? El aire alrededor de las viñetas, los globos vacíos, el paisaje sin nada. El aire alrededor de un logo que nos indica la importancia del logo. ¿Puedes imaginarte la famosa palomita de Nike sobre un fondo florido o la manzana sobre un fondo abigarrado de color?

Son logos a los que nadie le pone multitud de cosas alrededor y a dos milímetros de cercanía. Así que, antes de hablar de métrica, composición, ritmo; hay que saber respetar al silencio. Escúchalo.


[1] Indudablemente el hombre ha leído su ración de manga y cómic para saber que algo sabe de lo que dice. Director de la Editorial Agua Verde y sin mucha información por ahí en forma de Wikipedia.

[2] Tradicionalmente el blanco es el color del luto tanto en China como lo era en Joseon

Watch out!

Escribir como estilo de vida


Siempre ten cuidado con las palabras. Esas traidoras involuntarias. A veces, la forma en la que se escogen pueden ser quejas disfrazadas. Pueden darnos un vistazo incómodo y desagradable al mundo interior de un personaje. Y son fácilmente malinterpretadas.  Escógelas con cuidado. O déjalas fluir sin comedimiento. Tal vez no tengan valor pero pueden cambiar algo tan insignificante como el mundo de un personaje.