Reporte Merriam

Informe de actividades desde el inicio de Noviembre

book with white hard cover on table
Photo by Monstera on Pexels.com

¡Hola! Esto no es una disculpa porque… uno se disculpa por hacer cosas sobre las que tiene control. Digamos… sobre como reacciona uno.  O por herir a la gente.

Pero no puede disculparse porque el servicio de internet falla durante cinco días seguidos, vuelve a funcionar el primer día de corte y vuelve a morirse durante casi cinco días, vive dos y vuelta a empezar. Quizá puedo disculparme por no ir a conseguir un servicio que funcione… En la zona donde vivo NO hay otro servicio. Entonces… ¿me disculparé por comprar un chip Unefon con el cuál tener datos? No. El servicio de Unefón no solo no te abona datos con la compra de un chip con saldo; sino que no acepta compartir datos con otros equipos (además del teléfono celular dónde está el chip).

Vaya, vaya. Esto no parece un informe de actividades sino un montón de excusas… Y vaya que sí porque es, en realidad, un reporte de todas las cosas que pasaron una detrás de otra…

Ya el 4 de noviembre se había declarado un error… en WordPress que nos había sacado de funcionamiento. Luego, vino lo del servicio de internet. El 5 pude contactar al servicio de hosting para pedir que subieran un respaldo… Sí, yo soy el webmaster, diseñador, escritor, traductor, one woman show de este tinglado. Y resulta que: no sé nada de PHP. ¿Meterme con el cPanel? ¿Ya te conté que alguna vez borré los archivos de BIOS de mi computadora queriendo limpiarla de virus? Sí, suelo ser brillante para estas cosas.

En fin que los de Raxa, muy amablemente, subieron el respaldo y en menos de una hora, ya había hecho babalu aye caput (crash). Claro que de eso no me enteré porque sucedió a una hora en la que suelo estar metida en mi cama…  Para el 12, hubo servicio de internet y me entero con gran desilusión que no funcionó el respaldo y que hay que buscar el asunto… ¿Café internet? … No me sé las contraseñas de nada y no las tengo apuntadas porque a cada rato le dicen a uno que no las apunte… ¿Cómo diablos se acuerda la gente de más de una contraseña?

En la cabecera municipal hay un café internet donde te prestan la contraseña para conectarte con tú equipo pero ahí… Suelen abrirse más ventanas porno que nada. Digo, leo yaoi pero que me estén distrayendo con ventanas que ralentizan una navegación que camina, de por sí, a velocidad caracol; no es lo ideal.

A pues, con el miedo de no saber que hacía: ¡revisé un video sobre los errores más comunes de WordPress que había tenido el bueno tino de descargar! Primera sugerencia del vídeo: activar el modo debug. Pues a activar el modo debug pero eso quería decir encontrar dónde estaba esa ventanita del cPanel que necesitaba… Encontrar la línea y pasar a activar la paciencia porque me da el pánico de la urgencia y … los desastres acontecen. En fin que encontré las acciones recomendadas para el problema y (creo) las realicé con un éxito moderado.

  1. Aprendí a abrir cPanel y encontrar lo que necesitaba.
  2. Aprendí como usar el modo debug (aunque en estos momentos no recordaría dónde está eso).
  3. Logré que la página pitufara sin pitufar (no podía abrir  wpanel) por medio día… Antes de que cayera.

Dejé las siguientes soluciones para el día siguiente, al fin para embarrar cajeta en el pan no hay prisa. El servicio de internet volvió a fallar. Foco rojo en el dichoso modem. Y el teléfono de atención a clientes con su “no hay ningún asesor disponible”. Tampoco puedo pasarme la vida ahí. Prefiero dedicar mi hígado a metabolizar un poco de alcohol de vez en cuando que metabolizar estas cosas.

En fin que hasta apenas ayer y gracias a la compañía de nuestro patrocinador Dan-chan[1] (con su compañía vaya que me hizo temerle menos a hacer las cosas) encontré como hacer respaldos y ¡por fin! Se hizo la lechuga… Pude reinstalar manualmente WordPress (gracias a los programadores que crearon Softaculous).

¿Ya mencioné que donde vivo no hay electricidad pero sí un panel solar por lo que no puedo estar conectada a la electricidad y debo trabajar con lo que me da la pila? Y la maldita pila se va en la señal de WiFi como si fuera un billete de $100 en una ida al cine.

¿Y qué hacía yo mientras tanto? Arreglar Crimson Relish para que fuera grabable en audio y escribir un poco de Corpses on the bookshelves. Grabar Crimson Relish, que puedes encontrar en voz alta en Telegram en Merriam Radio en episodios de 10 a 20 minutos de duración. ¡Yey!

Con esto termino… Vaya, me falta mencionar lo que haré. Intentaré subir poco a poco lo que correspondería a los miércoles, sábados y domingos que no hubo actividad para ponerme al día. Agora sí[2], ese es el informe de actividades de 15 días de noviembre.

Ya sé que suena a cuento chino y como contar cuentos es lo que hago mejor, espero que lo hayas disfrutado (yo lo disfruté[3]… en la medida en que al escritor le gusta experimentar lo que se siente porque así tendrá algo que contar).


[1] Querido patrocinador, no hay en el mundo jefe capaz de hacerme trabajar en domingo a las 1 de la madrugada que no sea el amor por esta página. Que me da por la procrastinación… Me da.

[2] No es horror ortográfico, es a propósito.

[3] Con un humor de diablos y una defunción esperada pero sorpresiva, como todas las defunciones.

A %d blogueros les gusta esto: