Cómo escribir ficción teniendo malas ideas. Mala idea no. 1

Escribir como estilo de vida



Esto me lo encontré en LinkedIn[1], en las publicaciones TED y sale de un extracto del libro The Practice: Shipping Creative Work by Seth Godin publicado por Portfolio en el 2020. El original pueden leerlo aquí en anglishki.

O leer esta traducción si es que no deseas complicarte la existencia.  No es que me parezca que todo lo que dice es cierto. Hay algunos lados oscuros en esas ideas. Pero como necesito darme ánimos —sí, Big-Choma, Dan chan y La cocina de Meg son mis principales hinchas pero cuando al jefe de la porra brava que se llama ego[2] se le acaba el aire, hay que ir a recargarlo con helio en alguna parte. He aquí un poco de helio para ti y para mí. Te dejo con la traducción.

He aquí porque deberías tener más malas ideas

Cuando el Dr. Seuss estaba escribiendo, ya había diez miles de libros para niños. Hoy día son millones…Lo mismo para ideas de guiones de película, campamentos de verano, nichos para cirujano e ideas originales sobre paisajismo. Es tentador imaginar que no hay forma de contribuir.

 La musa pasó de largo y ya no hay nada más que crear….[Especialmente si te tomas con que lo que acabas de escribir o diseñar se parece bastante a algo que es más popular que el tuyo]. En vez de decir: «Estoy atorado, no puedo crear nada bueno» es más efectivo decir: ”Termine esta cosa y ahora tengo que mejorarlo» o [lo más probable]; «Terminé esto y no puedo mejorarlo pero estoy listo para lo que sigue porque ahora sé un poco más que antes».

Esta es la historia de toda innovación humana. Esta es la historia de toda buena idea, proyecto nuevo, canción pop, novela…etc. Hubo una mala idea y luego, hubo otra mejor. Si quieres quejarte que no tienes ninguna buena idea, es hora de sacar todas las malas que si tienes. Hacerte amigo de tus malas ideas es una forma útil de avanzar. No son el enemigo.

Son pasos esenciales en el camino a mejorar. El parteaguas más nimio posible. ¿Podrías escribir un párrafo de Farenheit 451 y hacerlo mejor que Ray Bradbury?[3] ¿Podrías escribir una nueva página para el libreto de The Matrix? ¿Puedes tocar tan solo una nota en el clarinete que valga la pena escuchar?

En vez de enfocarte en una obra maestra haz la pregunta: ¿Cuál es la unidad mínima de genio disponible? ¿Cuál es el patrón musical, la frase escrita, la interacción humana que hace la diferencia? No te preocupes por cambia al mundo. Primero enfócate en hacer algo que valga la pena compartir. ¿Qué tan pequeño puedes hacerlo y aún así, hacer algo de lo que estés orgulloso?

Hasta aquí de las malas ideas. ¿Por qué no nos vamos a comer helado mientras pensamos en más malas ideas para un libro?


[1] Nefasta para encontrar empleo pero muy Buena para perder el tiempo…

[2] Cuando uno mismo es el que NECESITA creer, el que diga «me vale margaritas en el convento y pienso hacerlo», los comentarios buenos de los demás hacen muy poco pues tendemos a dejarlos pasar…

[3] Mal ejemplo, uno hace lo que hace

Publicado por merriamagrain

En realidad no me llamo Merriam y tampoco soy Grain. Sin embargo, al pasarme la mitad del tiempo que escribo con un Merriam Webster abierto, pensé que le debía un poco de crédito a mí diccionario. Grain viene del apodo del que me he apropiado para mi correo electrónico. Por lo demás, espero que disfruten de este blog como yo creo que me voy a divertir.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: