Sin categoría

Un plan descabellado

Palabras no. 55

Podrías escribirlo,

concebirlo de mil formas delicadas y perfectas.

Más, para destrozar esta fortaleza,

un plan que no admita derrotas no alcanza.

Tampoco es tan necesario que volaras o cantaras.

Un caballo de Troya no es ninguna transa.

Basta que te olvides la poesía y me digas,

lo que tus ojos dejan claro sin necesidad.

A %d blogueros les gusta esto: