McGuffin ve por mis pantuflas de trama

Hay una fuente de piedra en el templo de Taeguksa —aunque nadie sabe dónde está. Salta y canta con trinos de pájaro desde la boca tallada de una tortuga león de mármol. Hay quien dice que el agua toma el sabor del vino o la cerveza el día del solsticio. Otros aseguran que cura cualquier cosa. El profesor Woo Jin Ba con sus ojos de estrellas, descubrió un cuaderno cosido dónde se afirmaba que el agua podía volver inmortal a cualquiera. Yo, tontita enamorada, he decidido seguirlo con mi maleta….

Ya ya. Los McGuffins y las pistolas en el escenario no son pantuflas. Son más como zapatos de tacón que una vez creíste los tenías dominados, vas y te metes en una alcantarilla dónde atorar el tacón y terminar con un zapato cojo. Del ejemplo anterior ya no sé cuál es el McGuffin, si el profesor Bae que hará a nuestra protagonista tomar su maleta a y perseguirlo hasta…dónde demonios vaya. O si será la dichosa fuente de agua que vuelve inmortal a los seres humanos.

De acuerdo con Hitchcock los McGuffins no son importantes. Son solo las fuentes de piedra que hacen que los personajes corran por todo el lugar sin que realmente nos importe el condenado chisme. George Lucas[1] piensa al revés. Para él, Yoda tiene que importarnos cuando Luke va a buscarlo. Yoda es importante. El McGuffin es importante.

¿Qué diablos es un Mcguffin entonces? …El  disparo de salida. Al parecer los McGuffins aparecen en la introducción de la historia y se van desvaneciendo como si nunca hubieran existido nunca para reaparecer en el clímax y poner la ciudad patas arriba o convertirse en el objeto tótem del héroe: la espada mágica, lágrima de fénix, reliquia de la muerte, cualquier cosa que justifique un deseo de alguno de los protagonistas. 

¿Y la magia? ¿No habías dicho que la magia era el tema de la serie de entradas por venir? Ah…es que la magia es un McGuffin. Y puede ser un McGuffin de relleno o un McGuffin que nos importe. Si es de relleno es un simple halcón maltés que perseguir por San Francisco mientras nos enamoramos de la ladrona pero si no… Entonces es necesario desarrollar un sistema mágico. Y como los sistemas mágicos son más parecidos a jugar con tarjetas y videojuegos que a escribir literatura…tendré que buscar algún tutorial dónde me expliquen con bolitas y palitos eso del maná y el hp porque yo de eso no tengo ni idea.


[1] De acuerdo con la Wikipedia para el artículo McGuffins

Publicado por merriamagrain

En realidad no me llamo Merriam y tampoco soy Grain. Sin embargo, al pasarme la mitad del tiempo que escribo con un Merriam Webster abierto, pensé que le debía un poco de crédito a mí diccionario. Grain viene del apodo del que me he apropiado para mi correo electrónico. Por lo demás, espero que disfruten de este blog como yo creo que me voy a divertir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: