Diálogo y narrado p2

Y bueno, estábamos con que el drama de ser o no ser nos tenía ocupados en conocer las 7 convenciones dialogadas del teatro para ver que nos podemos robar a nuestro molino…Retomemos con el número cuatro.

  1. Sincronía. En teatro, el tiempo corre a la par…las dos horas o tres horas son de tiempo real. Una especie de reality show…Está convención se comparte de cierto modo con el cine y la tele. Lo que ves que sucede, toma el mismo tiempo en la vida real. No se trata de minutos Windows[1] Esto es distinto en el cómic y en el cuento/novela. En el cómic toma menos tiempo que suceda una madrina/paliza debido a que la acción total de los movimientos se limita a ciertos cuadros, más concretamente a los key frames y no a los cuadros intermedios que hacen posible el movimiento en una animación, por ejemplo. En la novela… sí son minutos Windows.  Es más lento decodificar lo que sucede a través de una descripción —mostrar, no contar; que a través de imágenes en movimiento. No por nada es más popular el animé que el manga. El manga exige leer (decodificar), el animé no. Creo que por esta razón, algunas personas eligen los audiolibros a los libros y las películas a la versión impresa. En lo que yo describo que había botes de basura a rebosar desde el viernes bajo una farola de rendimiento irregular, que ilumina a un adolescente como pececillo recibiendo los enérgicos saludos con los talones de la pandilla local, la secuencia de vídeo ya lo transmitió en la friolera de dos a cuatro segundos (más o menos) mientras que leerlo tomó de 8 a 10 segundos (cronómetro en mano). Tiempo Windows.
  2. Identidad de enunciación. La narración. El teatro habla en primera persona igual que el cine y la tele a través de la identidad que asume el actor. Esto nos pasa de modo gracioso en cómic y novela/cuento. Nos apropiamos de la primera persona y durante lo que dura la convención de jugar a la realidad somos el personaje que toma la palabra.
  3. Parcialización. Mmm…¿nos sentimos engañados con un narrador omnisciente qué en apariencia lo sabe todo y que va contando las cosas como quiere? Tal vez por eso, se usa cada vez más el narrador en primera persona. Porque permite jugar más con la trama sin que el lector sienta que lo están timando con cada bola curva que lanza el autor. “Cada identidad enunciadora no tiene toda la información o la tiene incompleta”. Por esto es que vemos al héroe perseguir al villano —que lleva un hacha— pistola en mano sin que sepa que le va a caer por el techo. Escondemos información y la soltamos cuando hace efecto.
  4. Opacidad. Ni el teatro, la tele o el cine tienen la transparencia de abrelatas del cómic o el cuento. Sí, el abrelatas de cráneo que nos deja ver el interior del personaje del mismo modo que Twitter y Facebook nos dejan ver parte de lo que piensa una persona. Lo que tienen es que el diálogo no es completo, va a medias entre lo que se puede decir y toda la maraña de cosas que pasan en la cabeza de un personaje y que se deja ver a través del tono, el lenguaje corporal y las acciones del personaje en escena.

Para el autor del vídeo (el que generó esta chorrada), las tres primeras convenciones hacen el teatro en el sentido estricto. Si se rompen las tres al mismo tiempo ya no hay teatro, al menos como les digo que llegué a verlo. Se pueden romper las otras convenciones sin desbaratar la estructura narrativa necesaria como siempre que uno busca ser diferente e incluso romper un poco alguna de las tres leyes del movimiento teatriano (parodia de las tres leyes del movimiento).

¿Por qué demonios aprender esto de la convención dialogada? Porque tiene problemas y virtudes como todo y si has empezado a escribir vas a entender dónde funciona mejor en el medio que sea que escribas. La convención plantea mejor el nudo en el enfrentamiento con el antagonista. Mientras que, un narrador me pondrá mejor al día de que va el conflicto que un diálogo…al menos en teatro (ambiente natural de las 7 convenciones), dónde no podemos desperdiciar nuestro tiempo real. Lo que no sucede en ninguno de los otros medios. Esto es único del teatro. Tal vez también de la ópera, pero no soy experta. Yo sólo voy buscando las cosas como me van cayendo y te las platico.

En los otros medios, dramatizar con diálogo (en el caso del cuento/novela y cómic si va esto de la mezcla con la narración) para darnos el problema, deseos y solución es la quinta esencia de nuestra realidad virtual. Así la historia en teatro se cuelga más del conflicto dramatizado con el planteamiento y el desenlace narrados por un personaje. ¡Es aquí donde se diferencia del cine y la tele! Bah, puras chorradas.

No hagas más drama y dale like…


[1] Por si no has oído el término, es cuando transfieres un archivo a un flash card y el sistema operativo te dice que tardará cinco minutos en hacerlo…y se tarda más.

Publicado por merriamagrain

En realidad no me llamo Merriam y tampoco soy Grain. Sin embargo, al pasarme la mitad del tiempo que escribo con un Merriam Webster abierto, pensé que le debía un poco de crédito a mí diccionario. Grain viene del apodo del que me he apropiado para mi correo electrónico. Por lo demás, espero que disfruten de este blog como yo creo que me voy a divertir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: