Erase que se era una voz en off que nadie escuchaba porque no era necesaria en dos pastillas, la pastilla roja

Esta este intermediario que ya conoces entre la acción y nosotros en la novela: el narrador. Y tal vez no sea una voz en off en forma y con pedigrí pero podríamos tomarla como un precursor, algo así como un Dingo; que no es ni perro ni lobo pero ahí está con cosas de ambos.

Tomándola como precursor podemos comprender mejor como funciona cuando funciona. Para McKee la voz en off (que en realidad sería voz en over) es la voz por encima de la acción y que puede eliminarse sin alterar la narración de la historia pero si nuestro punto de vista al añadir ironía e interés. Así que una voz de narrador en teatro que no esté en el escenario es una voz en off y tiene importancia solo si hace una revelación o forma parte de la acción al integrarse el personaje más tarde. Sin embargo, no creo que funcione para ventilar lo que está pensando un personaje en ese momento pues todo se limita a lo que oímos y vemos en escena.

En el cómic, si es el personaje el que nos cuenta que piensa se trataría de una voz en over y tendría relevancia en caso de darle perspectiva a lo que sucede en viñeta. De modo similar a lo que sucede en Sekine’s love desde la presentación en el volumen 1 capítulo 1. Vemos como la voz en off del narrador toma el control sólo para introducirnos la historia. Después, los pensamientos aparecen como voces en over y nos mantienen interesados en esta disruptiva entre lo que piensa que piensa Sekine y lo que realmente está pasando en su cabeza a través de sus acciones. ¿Por qué? Por el trauma que sufrió de niño y le impide mirarse a sí mismo. El hombre sufre de depresión pero es incapaz de darse cuenta. En este sentido, éste manga es más cercano a una novela que el manga shounen pues nos “introduce” una serie de capas de cebolla estilo ogro verde que nos hacen preocuparnos por el personaje y su estado mental.

Todo eso tomando en cuenta que tanto la novela como el film, el cómic y el teatro se basan (idealmente) en que las acciones nos develan el estado mental del personaje sin que nosotros tengamos que contar absolutamente nada —a menos que uno esté leyendo manga y encima boy love, lo que trastoca un mucho las reglas pues la existencia del tsundere se basa en contar más que en mostrar que el personaje es una ternurita andando aunque le haga caras al destinado novio…

Así, la voz en off hay que eliminarla bajo la regla de: si no es indispensable…se va a la basura. En una novela es un recurso Dingo; no termina de ser voz en off o en over porque no tenemos el recurso de que la acción sucede sin que nosotros participemos activamente pero tampoco deja de existir porque es la vocecita que nos dice que está pasando. Es la vocecita que nos va mostrando a dónde mirar y que mirar y como mirarlo. Y bueno, ciao con esta chorrada de pasón de hongo alucinógeno, ¿tú qué crees? ¿Son las voces en off y over un recurso exclusivo del cine?

Publicado por merriamagrain

En realidad no me llamo Merriam y tampoco soy Grain. Sin embargo, al pasarme la mitad del tiempo que escribo con un Merriam Webster abierto, pensé que le debía un poco de crédito a mí diccionario. Grain viene del apodo del que me he apropiado para mi correo electrónico. Por lo demás, espero que disfruten de este blog como yo creo que me voy a divertir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: