Hasta el capítulo 15

Escribir como estilo de vida

Y bueno, Robert McKee suelta por fin en el capítulo 15 de El guión. Story algo que debió decir al principio del libro; las películas son distintas de las novelas —por supuesto que ir leyendo el libro ha resultado útil[1].

¿Obvio? En las películas sale gente actuando y en una novela no…osea —leer con voz de sabelotodo. Cuando miras los principios estructurales de ambas formas de contar historias[2], no lo es. Sobre todo si tenemos en cuenta que ¡las películas resultan útiles para explicar los contenidos de ciertos tipos de trama!

Y puesto que las diferencias son más bien “técnicas” entre las posibilidades y las limitaciones de cada medio sin que en ninguno deje de existir este resultado: está mal hecho o está bien hecho, resulta todavía más difícil encontrar las diferencias en su construcción para acabar con una historia bien contada…o ¿cómo es que un buen libro puede terminar siendo una mala película entonces?

La voz en off, los flashbacks, y las explicaciones deben o no deben estar ahí de tal o cuál forma de acuerdo con dichas limitaciones. Son las limitaciones las que nos dicen como plantearnos estos recursos en el medio elegido y nos obligan a estrujar nuestros cerebros hasta que sangran.

Mientras que para McKee las novelas nos permiten entrar en la mente del personaje y elucubrar filosóficamente sobre el pasado…la película es PURA ACCIÓN. Claro que no me tuvo en ascuas preguntándome en qué momento del libro mencionaría la diferencia. Para él resulta tan obvia que apenas y la menciona. Y eso lo hace por las dificultades que supone adaptar una novela para proponer soluciones y restricciones.

Es decir, una diferencia tan básica que es posible que no la notemos y pueda echar a perder lo que estamos escribiendo en un abrir y cerrar de ojos. Tan obvia como lo que es la ficción comparada con la realidad…¿cierto? Así que las obviedades son lo primero que hay que dejar en claro. No se escribe una película como se escribe una novela y sin embargo se puede aprender cóomo escribir una viendo como no se escribe la otra. ¿Te gustan las chorradas? Compártelas, destrípalas, estrújalas y comenta. El blog no soy solo yo. Tú también.


[1] Sobre todo para las entradas de esta chorrada…

[2] División de la historia en tres actos, uso de diálogo, “mostrar no contar”, omitir información, manejo de personajes…que la trama nos lleva a veces en vez de que el personaje cambie…

Publicado por merriamagrain

En realidad no me llamo Merriam y tampoco soy Grain. Sin embargo, al pasarme la mitad del tiempo que escribo con un Merriam Webster abierto, pensé que le debía un poco de crédito a mí diccionario. Grain viene del apodo del que me he apropiado para mi correo electrónico. Por lo demás, espero que disfruten de este blog como yo creo que me voy a divertir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: