Como un croco sobre la tierra

No. 15 de la colección Palabras

Lo negué todo,

hasta el destino.

Que pudiera evitar hablar de amor,

como de una embarazada sin marido.

Que primero es puta y después deidad;

(primero la vecina dijo, qué casualidad)

que se alivia sin llevar ninguna enfermedad.

Así, pues desterré con heladas toda semilla viable.

Todo error del que decir, me he arrepentido después del niño pijo.

Y los crocos,

de corolas rosas y pálidas cabecitas,

se anunciaron sin llamar.

Una sonrisa,

una tormenta,

que tus ojos anuncian;

que tu boca pronuncia.

Sílabas líquidas.

Estrellas que amanecen en el campo y suaves,

acarician el cielo.

Acarician tus dedos.

Publicado por merriamagrain

En realidad no me llamo Merriam y tampoco soy Grain. Sin embargo, al pasarme la mitad del tiempo que escribo con un Merriam Webster abierto, pensé que le debía un poco de crédito a mí diccionario. Grain viene del apodo del que me he apropiado para mi correo electrónico. Por lo demás, espero que disfruten de este blog como yo creo que me voy a divertir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: