Escribir tu obra de ficción

Seguimos con el psicoanálisis psicótico de Wik… Si yo también ya me harté un tanto de este asunto aunque ya que anuncie que lo publicaría, pues no puedo retractarme tan fácilmente.

1. Determina el escenario y la trama básica: planificación, planificación.  Además del modelo de Sarah Domet (90 days to your novel) podemos usar el del sitio que, consiste en hacer muchas preguntas acerca de la cosa (novela-cuento-ente-etc) en sí.

2. Decide cuál punto de vista quieres que use tu historia: no sé porque pero me parece que están confundiendo el punto de vista con el narrador porque mencionan la primera persona, la tercera persona limitada, tercera persona objetiva y tercera persona omnisciente…que claro como sucede con un cambio de gobierno, el escritorio cambia de lugar o las instituciones de nombre. Según el “académico estudioso experto” en el trono de la élite, los nombres de las cosas cambian…los if clauses pasan a ser conditionals  del cero al 4 o se actualizan como present conditional y así. Aunque sean lo mismo.

Lo menciono porque Robert McKee en “El guión. Story”, propone que a cada acción que llevarán a cabo los personajes; debemos cambiar de punto de vista porque es; en este cambio de punto de vista donde se abren los abismos necesarios para complicarle la vida a nuestro personaje principal.  Me explico: si el personaje del detective esperaba que le abrieran la puerta, lo mandan al carajo porque el personaje al que fue a interrogar es un viejito cascarrabias al que le caen gordos los policías y entonces…pues no le abre, la investigación se retrasa porque no puede hablar con el único testigo y no puede irrumpir porque ya lo acusaron de violencia innecesaria…consigue hablar con el cascarrabias engañándolo pero resulta que la pista es muy vaga porque el buen señor usa gafas de fondo de botella o tiene glaucoma…ustedes inventen.

Realmente, el consejo se decanta por elegir un tipo de narrador y ser consistente a todo lo largo de la cosa que estamos creando….

Lo que suena lógico y coherente en una novela o cuento (especialmente en un cuento donde no tienes tiempo de hacer variaciones) pero en un guión o un cómic…hay que tomar en cuenta que un cómic al tener imagen es mucho más flexible —si hablamos de una historia larga, una tira cómica pues no te da esa libertad por el espacio. Puedes tener voces en off de un narrador externo omnisciente que nunca metía su cuchara hasta ese incidente desgarrador, un narrador en primera persona que te dice “Me llamo Peter Parker” o una especie de voz en off omnisciente. Casi nunca un narrador limitado como un amigo o un espectador de los hechos pues cuenta con la ventaja que menciona Hilary Mantel sobre el cine en sus conferencias; el reflector que dice: aquí está tu héroe.

Por eso es que la palabra escrita tiene tantas limitaciones y, al mismo tiempo, tantas libertades que estos dos medios no tienen.

En una película es aburrida la voz en off porque esperamos acción. Que se muevan y hagan cosas [un cómic tiene esa facultad de poder darnos espacio del mismo modo que un libro] Por eso McKee dice que un libro aburrido cuenta con mucha explicación (debe estar hablando de guiones). Dudo que McKee haya leído “Doña Flor y sus dos maridos[1]  de un autor brasileño llamado Jorge Amado y que me parece que le gusta la película. En el libro, sobran las explicaciones, abundan en forma de las recetas que la protagonista domina —hablando de recetas…la cocina de Meg tiene un montón de recetas que se ven ricas [2]. O, que están escritas de tal forma que parecen chismes de un tarde de domingo con los cuates….

Una película cuenta con la música para ambientar. Cuenta con un ritmo visual. Una novela se hace a golpes de bonches de palabras. Esta en particular, se parece un poco a “The witches of Eastwick” de John Updike en el sentido de que todo lo que parecería paja con un  escritor que no ha practicado lo suficiente, le da un ritmo: 1, 2, 3 vuelta, 4, 5 paso por delante, zapatea, haz un pase con la mano derecha, otra vuelta y el paso doble terminó.

Es la herramienta de un escritor para crear tensión, indicar aburrimiento o como en el caso de Doña Flor, cocerte lentamente en tus jugos sin poder mojarte el rabo. Y depende de cómo escribe cada quién.

3. Haz un boceto de tu historia: ¿apenas? Para Sarah Domet ya hicimos todo el trabajo preliminar, para Libby Hawker (“Take off your pants!”) ya establecimos las motivaciones, las debilidades, las fortalezas y todo ese chorro de información estilo empresarial. Más bien es el siguiente punto lo que sigue.

4. Empieza a escribir: en un vídeo de consejos sobre cómo escribir (no recuerdo como se llama el autor…waaaa memoria desmemoriada que me lleva a cometer estos atroces crímenes de nombrar lo que no sé nombrar), el escritor recomienda tener un cesto de basura a la mano. Lo menciono porque el sitio famoso te recomienda que escribas con lápiz y papel en vez de usar la tecnología. ¿Por qué demonios? Pues porque te será más difícil mirar la pantalla en blanco y continuar escribiendo si te atoras; a diferencia de la hoja en blanco, donde simplemente ignoras que ya te atoraste y te pasas de largo escribiendo otra cosa. En pocas palabras, es más fácil hacer bolita lo que no te guste —garabatos incluidos, y tirarlo al cesto que darle delete. Por alguna razón escribir en la compu te hace pensar que ya está listo y en el otro formato, al menos haces el ejercicio de tratar de encestar el arrugado papelito.

Aquí creo que lo que debería ir es: ESCRIBE, ESCRIBE, ESCRIBE Y TERMINA LO QUE EMPEZASTE.  Bueno o malo, tendrá que sufrir del proceso llamado edición (que consiste en borrar mucho de lo que ya escribiste o cambiar de punto de vista). Si como yo, te cuesta trabajo terminar cosas…a mí me ayudó muchísimo empezar un curso de confección de prendas los sábados…¿eh y eso que tiene que ver con escribir? Nada…sólo que el hecho de tardarme casi dos meses peleando con la máquina de coser me hizo darme cuenta que…si trabajas constantemente y con un horario definido, aunque te den ganas de claudicar, ¡terminas con un pijama de niño listo para usar! Me explico: puedes terminar un proyecto.

5. Aborda tu escritura en trozos: el sitio es sabio. Es cierto, no podemos lanzarnos a ser “el mayor escritor de todos los tiempos” o “escribir la gran novela” porque terminaremos fracasando invariablemente. Así que tendremos que comenzar como los autores anónimos. A VER REPITAN CONMIGO: “Hola me llamo Fulano y soy autor” Una página  a la vez, ¿vale?

6. Lee el diálogo en voz alta: tentadoramente decía uno de los autores (sorry…no recuerdo el nombre y me encantaría decir quién, así que si lo saben por favor ¡ayuda!) que aparece como invitado al blog de Chuck Wendig Terrible Minds; que no dejes el texto que deja el gato con el trasero por más genial que suene porque existen los audio libros…Otro medio-formato en el que desplegar nuestro talento. El sitio no lo menciona para nada; es más, comienza hablando de cómo el diálogo real usa muletillas y silencios pero es que, es cansado leer en voz alta algo muy largo que no fluye. Y es difícil cambiar las inflexiones de voz y encima, lograr que los diálogos con tartamudeo o pausas entrecortadas salgan bien[3]. Piensen en sus gargantas si llegan a ser exitosos y les toca hacer audio libros, emisiones radiales o podcasts[4]

Entre otras cosas, te previene de caer en la tentación de usar lenguaje demasiado elegante porque se bloqueará tu conexión con el lector. Según la gran yo [sonido de pedorreta], si es un solo personaje y esa es su personalidad, no habrá más remedio. Digo, si el noble príncipe encantado (educado en Oxford) me sale con un <<¿Qué pedo?>>…la novela va a volar por los aires.

Y como punto final te pide que no seas demasiado obvio y digas cosas como: “No soy feliz con este matrimonio” para mostrar un diálogo desigual, disparejo y totalmente inconexo que dará prueba fehaciente de la disfuncionalidad del matrimonio en cuestión. Asimov, lo hubiera resuelto más o menos así: Eran felices. Ella le decía cosas y él no se molestaba en escucharla.

La originalidad del escritor ataca de nuevo…sólo recuerda: sé amable. La información no se debería repetir a cada rato a menos que lo que estés escribiendo, sea un contrato legal. Ahí sí que deben de quedar todos los puntitos sobre las íes.

7. Mantén la acción verosímil: ñaca ñaca….¿recuerdan nuestro issue con lo que es real y no lo es? Pues bien, aquí Wik…se empieza a decantar por hacer que las cosas resulten creíbles dentro del universo planteado por la novela…Personajes consistentes, bien trabajados, leyes de la física y química en su lugar…esas cosas. O leyes de la magia.

8. Tómate un descanso: Coincido.Un cerebro cansado hace lo que los borrachos: escupe incoherencias. Vayan al cine, denle un beso al amor de su vida, apapachen al gato, saquen a pasear al perro…duerman. PROHIBIDO PENSAR TODO EL TIEMPO EN LA DICHOSA HISTORIA.

9. Relee tu obra: Coincidimos. Revisar y editar es algo que se tiene que hacer. Tendrás que borrar cosas, cambiar otras, escribir más de una vez. Eres como un contador que debe entregar cuentas impecables. Tus números tienen que coincidir o serás sujeto de una audiencia terrible donde te digan: “esto está tres rayitas debajo de la chin…”

10. Comprende que los primeros borradores nuca son perfectos: ¿a estas alturas me lo dicen? Asimov detestaba escribir ficción porque se tardaba seis meses en un libro, lo que no le pasaba con la no ficción. ¿Por qué? Pues porque a pesar de ser capaz de crear cuentos en un solo día y de un tirón, las novelas necesitan irse desenrollando y van cambiando según los personajes se van moviendo. ¡Ánimo!

CONTINUARÁ…


[1] Leyendo a cachitos por el momento. Es una cosa muy curiosa y llena de comida brasileña. La película la pueden encontrar en YouTele, la tienen como material para un curso de cine.

[2]Gracias por leer esta chorrada de blog. Me gustaría saber cocinar e inventar recetas.

[3] Eso lo sé porque tengo un canal de YouTele donde estoy subiendo  “Mi familia y otros animales” de propia voz [aclaro que a la fecha no me han  publicado ni cuentos, ni libros ni audio libros]. Parece sencillo pero no lo es; es difícil permanecer seria en las partes graciosas y después del comercialote…volvamos al análisis.

[4] AnaskasFisher debe saber más que yo pues he visto que tiene podcasts en Ivoox. Gracias por suscribirte a esta página de chorradas, si no he mencionado nada de tu blog es porque no sé mucho sobre tarot… Solía echar las cartas en plan diversión con unas conocidas del cole pero siempre era manual en mano y nunca en plan serio sino sólo por hacer algo.

Publicado por merriamagrain

En realidad no me llamo Merriam y tampoco soy Grain. Sin embargo, al pasarme la mitad del tiempo que escribo con un Merriam Webster abierto, pensé que le debía un poco de crédito a mí diccionario. Grain viene del apodo del que me he apropiado para mi correo electrónico. Por lo demás, espero que disfruten de este blog como yo creo que me voy a divertir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: